15 de November de 2009 00:00

‘Esperando tu voz’, el sonido del Grammy

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Siete Días

Los arreglos   complicados  no hacen que una canción sea hermosa. Así lo entiende la flamante ganadora del Grammy, Paulina Aguirre, con su disco ‘Esperando tu voz’. “La belleza de una tema no está en lo complicado, sino en  que tenga una buena estructura y una buena melodía. Una canción hermosa no tiene por qué ser difícil, sino  debe expresarse de una forma sencilla”.



Paulina Aguirre y su  discografía

El primer disco de esta cantante ecuatoriana fue el álbum ‘Mujer de fe’, el cual fue nominado como Mejor producción Cristiana en la entrega de los Grammy en 2007. Antes de comenzar su carrera como solista, Paulina trabajó en el coro de artistas internacionales como el mexicano Luis Miguel.

El trabajo premiado es el disco ‘Esperando tu voz’, donde la cantante de origen lojano   interpreta temas a dúo con Armando Manzanero (Cuando me vaya de aquí) y Pablo Olivares (Nadie).

Son 10 temas producidos por su esposo, Pablo Aguirre, quien dirige el sello discográfico Mucho Fruto, que este año contó con dos nominaciones al Grammy Latino en esta categoría.En la primera canción que lleva el nombre del disco, cuatro acordes se repiten en el piano insistentemente marcando el ritmo de una melodía con presencia. De pronto, la dulce voz de Paulina Aguirre ilumina el ambiente: “Si no sé cómo andar y el camino encontrar, tu mano me sostendrá”. El eco retumba en el fondo repitiendo la frase inicial en un coro.

La música de Aguirre es sencilla, pero el mensaje poderoso, directo, como una frase que busca  provocar una reflexión inmediata. “Ven háblame que aquí estoy esperando tu voz”...

La guitarra se une a la voz y al piano y la melodía se consolida con la presencia de una suave batería. “Mi refugio eres tú”, canta Paulina y a medida que se acerca al clímax del tema su voz alcanza registros altos que emocionan.

El espíritu musical  del disco está basado en la fusión de pop y rock, en la que intervienen a veces instrumentos andinos y en otras arreglos sinfónicos. La guitarra eléctrica interrumpe el coro para entonar un solo roquero, pero suave, que a su vez prepara el camino para el regreso de la voz de la cantante.

Las letras del disco galardonado con el  Grammy  2009  al Mejor álbum cristiano en español son cantos modernos, himnos que despiertan la pasión de la artista en su constante búsqueda de espiritualidad, de paz y de fe.

En sus canciones no hay espacio para la doble lectura, el texto  se presenta en primera persona, como si de un diálogo celestial directo se
tratara. En Cuando me vaya de aquí, el tema que interpreta junto a Armando Manzanero, el texto se transforma  en oración, en una alusión al paraíso “al final del viaje inevitable”.  La canción cuenta con la presencia constante  de 40 instrumentos de cuerda que se sella finalmente con el agudo sonido de un violín.

 “Mucha gente nos dice que este tema suena mucho a Disney, y debe ser, porque mi esposo Pablo, quien es además mi productor, viene de la escuela de Juan Carlos Calderón, quien fue su mentor”.

El disco tiene un mensaje espiritual. Hay canciones que tienen un contenido religioso y otras se dirigen más el espíritu de la persona. De los 10 temas que tiene el disco, 8 son compuestos por Aguirre, quien asegura que la disciplina es la mejor inspiración que puede encontrar. La disciplina y, obviamente, la fe han hecho que  ella sea la primera cantante ecuatoriana con un Grammy. Más allá del premio,   su música seguirá significando  inspiración en la gente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)