27 de septiembre de 2014 15:17

A la espera del juicio de los detenidos por protestas en el Mejía

familiares de estudiantes detenidos

Los familiares de los estudiantes detenidos se reunieron con los abogados para conocer cómo será la defensa de los jóvenes, la próxima semana. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 20
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 24
Contento 0
Redacción Quito

Las madres de los detenidos prefirieron no dar sus nombres. Dicen tener miedo a las represalias. A las 09:30 de este 27 de septiembre, los representantes de los jóvenes detenidos por desmandes en las afueras del colegio Mejía, el 18 de septiembre, se reunieron con los abogados defensores de sus hijos, en el Colegio de Abogados de Pichincha.

Durante la reunión que duró, aproximadamente, una hora ultimaron detalles sobre la audiencia de juzgamiento que será el lunes próximo.

Las 53 personas están acusadas de daños a la propiedad ajena, tipificado en el inciso 2 del artículo 204 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) con cárcel de uno a tres años. Pero no todos son estudiantes. Gonzalo Realpe, quien lleva el caso de 42 de los involucrados, contó que entre sus defendidos hay cuatro egresados del plantel y cuatro personas más que no pertenecen a la institución educativa. Uno es betunero y otros trabajadores.

Realpe está preparando la defensa y comentó que negarán totalmente los cargos de los que se los acusa. “El proceso está lleno de arbitrariedades y abusos. Golpearon a los chicos. La misma Cruz Roja está presentando exámenes médicos que demuestra que fueron golpeados. Además, ha habido intimidación a los abogados”, dijo y aseguró que no se le ha permitido ejercer su defensa con tranquilidad.

Las madres de algunos alumnos ratifican las agresiones. Una de ellas contó que se le permitió ver a su hijo y está golpeado: con el ojo verde y lastimado. Además, le han dado un pedido de radiografía por problemas que presenta en su nariz. El muchacho tiene 20 años y está en noveno de bachillerato.

Estudiaba en la nocturna porque durante el día trabajaba ayudando a un arquitecto. Él es quien ayuda a sus padres para mantener a su casa. La madre de otro detenido cuenta que desde hace 10 días debió cerrar su local de venta de comida para poder estar pendiente del proceso. Su hijo trabajaba con ella en el negocio que le dejaba al día unos USD 120. “Nuestros hijos estudian en la nocturna porque trabajan y estudian”, comentó.

Las madres contaron que según uno de los peritos que está en el caso, los daños de los que se les acusa a los detenidos suman a USD 3 600. Costo, que están dispuestas a pagar con tal de conseguir la libertad de sus hijos. A cada familia le tocaría cerca de USD 70. Esperan que mañana domingo se les permita ingresar a visitar a sus hijos. Se reunirán a las 08:00 en el CDP.

La Comisión Ecuménica de Derechos Humanos en un comunicado informó que se encuentra profundamente preocupada por la situación de los estudiantes detenidos en el CDP pues se les negó el recurso de hábeas corpus. En su pronunciamiento “rechaza el uso excesivo de la fuerza y se solidariza con todas y todos aquellos cuyos derechos a la libertad e integridad personal han sido violentados.

Hace un llamado a crear espacios de diálogo que permitan escuchar a los grupos que exigen derechos y buscar soluciones conjuntas pues la violencia sólo agrava los problemas”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)