2 de March de 2010 00:00

Especialistas advierten sobre colapso económico en Venezuela

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Caracas, DPA

Un grupo de economistas advirtió hoy que la economía venezolana se encamina a un colapso que no podrá ser evitado sólo con un repunte de los precios petroleros, causado por el intento del presidente Hugo Chávez de imponer un esquema socialista similar al de la ex Unión Soviética.

Los economistas emitieron una comunicación firmada por 18 de los más prestigiosos analistas y catedráticos del país, en la que instan al gobierno a cambiar de rumbo, por considerar que el camino actual "conduce al fracaso económico, la pobreza y la pérdida de libertades".

Indicaron que la crisis se manifestó en 2009 por la caída de 2,9 por cierto del producto interno bruto, que se profundizará este año; una alta inflación, la disminución sostenida de la producción petrolera, pérdida del valor de la moneda nacional y el colapso de las empresas nacionales productoras de acero y aluminio, así como la desaparición del 40 por ciento de las empresas manufactureras privadas que existían hace 12 años.

El documento agrega que a este cuadro se suma la pérdida de espacios de libertad asociados al "desmembramiento de las instituciones democráticas fundamentales".

"A esta situación económica se agrega el rápido deterioro del sistema eléctrico nacional, la falta de producción de gas para los sectores público y privado, decadencia de la salud social a pesar de haber sido prioridad de inversión y gasto público, inseguridad desbordada asociada a crimen organizado y narcotráfico, y una larga serie de arbitrariedades políticas y económicas como consecuencia de la carencia de independencia de los poderes públicos", señaló.

Los especialistas, entre los que están Pedro Palma, Héctor Silva Michelena, Alcides Villaba y la decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela, Sary Levy, dicen que las recientes medidas de devaluación de la moneda y el uso de 7 000 millones de dólares de las reservas internacionales muestran "un camino de graves errores de concepción, administración y políticas por parte del gobierno que conducen a la nación al fracaso".

"La crisis actual de Venezuela tiene su origen en el rumbo trazado por el presidente, el intento de imponer sin base constitucional un sistema socialista similar al socialismo real o marxista-leninista del siglo pasado, basado en un esquema rentista exacerbado, aumentando la dependencia del petróleo, al tiempo que se ha ejecutado una política sistemática de reducción, expropiación o destrucción del aparato productivo privado", indican.

A la vez, señalan que Venezuela, "a pesar de contar con reservas de hidrocarburos muy elevadas, ha entrado en una fase declinante como productor de petróleo", mientras que las empresas que han sido nacionalizadas recientemente se encuentran "muy cercanas al colapso".

"El otro componente central de la crisis está representado por la pretensión de imponer un modelo político-institucional que eleva la intervención del gobierno en todas las esferas de la sociedad, una versión que a pesar de la presunta novedad, promete aproximarse al socialismo marxista-leninista que imperó en la extinta Unión Soviética y que aún perdura en fase crítica en Cuba", alertó el documento.

También dijo que las expropiaciones y confiscaciones efectuadas aumentaron las atribuciones del gobierno en la economía, recortando el peso del sector privado y los derechos de propiedad.

"Hoy se erige un Estado hipertrofiado, abarrotado de ministerios y empresas públicas de toda índole, sin controles de gestión, que absorben recursos fiscales en forma creciente, manejados sin transparencia ni rendición de cuentas, lo que ha sido y es fuente de generalizado clientelismo y corrupción", denunciaron.

Indicaron que en el ámbito político "han desaparecido rasgos centrales que caracterizan la moderna democracia participativa como la separación de poderes y han surgido crecientes obstáculos contra la garantía constitucional de pluralidad". "Si se juzga por la evidencia de los últimos años, el socialismo del siglo XXI es una ruta al estatismo autoritario, con una conducción errática e improvisada y un manifiesto componente de corrupción.

De consolidarse este rumbo económico y político, se afectaría en forma profundamente negativa el futuro de la sociedad venezolana", alertaron. Asimismo, advirtieron que la crisis "no es transitoria, ni coyuntural, ni superable sólo con el alza de los precios del petróleo.

La capacidad productiva del país, petrolera y no petrolera, pública y privada, está seriamente deteriorada y el Estado severamente desautorizado por la ineficiencia y la corrupción en un contexto de problemas sociales que se tornan cada vez más críticos".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)