5 de February de 2010 00:00

El español David Bisbal trajo un concierto con sabor andaluz

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción  Guayaquil

Tras el  agradecimiento   por la oportunidad que  tuvo, el cantante   Jonathan Luna se despidió del auditorio. El colombiano, radicado en Ecuador,  mostró su talento y tuvo una buena respuesta del público:  aplausos y también el    acompañamiento a sus canciones.

Con mucha sencillez  y cansancio, tras una presentación de 30 minutos, pidió a los asistentes al Centro de Convenciones Simón Bolívar  de Guayaquil que disfrutaran del concierto que seguía.  El local estaba casi lleno.



La última producción
 ‘Sin mirar atrás’  es el nombre del cuarto álbum, en estudio,  que realiza el  cantante español. Esclavo de sus besos es el primer sencillo.  David Bisbal es coautor de seis  de las 12 canciones del disco. Las grabaciones se realizaron en Madrid, Miami, Los Ángeles, México D.F., Bratislava, Londres, Estocolmo y Sao Paulo.  Bisbal participó  en la décima edición de los Latin Grammy, en Las Vegas, Estados Unidos. Sus últimos  conciertos más grandes fueron en la Plaza de la Cibeles, en Madrid, y en el Madison Square Garden, en Nueva York.
El cantante      pondrá  la voz para  la versión latina de la canción Waving  flag (Ondear la bandera),     del Mundial Sudáfrica 2010.

Tras su ingreso a los camerinos, un integrante de Top Shows, organizador del concierto del   español David Bisbal, en Guayaquil, solicitó a los asistentes que ocuparan sus lugares para comenzar. Rápidamente, más mujeres  ocuparon sus mesas, en la parte delantera y media del escenario, y las sillas, en la parte posterior.

El orden  no duró más de cinco minutos. Con la salida del artista español, nacido en Almería, buena parte de los asistentes dejó de lado la comodidad de las mesas. Bisbal  se dio a conocer en el concurso de Televisión Española, ‘Operación Triunfo’, en 2001,

Con su primera canción,  Sin mirar atrás, Bisbal relativamente se metió al público en el bolsillo. En esta parte usó   un vestuario causal: ‘blue jean’, una camisa sin cuello y una chaqueta azul marino. Luego escogió un terno plomo con camisa blanca y cerró el concierto con  un camisa negra y el pantalón del mismo terno.

Dora López estuvo desde las 20:00 en el Centro de Convenciones. 15 minutos después ya estaba ubicada en una de las mesas, cerca del escenario. Estaba con sus  amigas Cristina y Maritza. Desde el principio, corearon  las canciones, saltaron  y bailaron durante   hora y media.
   
Dora usó su celular para dedicar una canción a su enamorado, Juan Carlos. Dos semanas antes, habían terminado. Y hacer que su ex pareja escuchara una canción en vivo de Bisbal era “la mejor forma de pedirle perdón y decirle que todavía lo amo”. Ese detalle fue suficiente para que la relación se reinicie.

En todas sus canciones (20), el artista       hizo alarde de su potente voz, de sus   cualidades para el baile  y, sobre todo, de su forma de conectarse con el público. Gestos como levantar la pierna derecha, elevar los pulgares o tocarse sus cabellos rizados generaban verdaderos griteríos de las fans.

En sus diálogos con sus seguidores, agradeció por asistir a su concierto. Por más de una ocasión, dijo que el recibimiento que tuvo el martes pasado, en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo, será inolvidable. “No lo esperaba, de verdad, gracias guapas por haber estado allí y por acompañarme en esta noche.

Hubo fans de todas las edades, pero la mayoría tenía entre 18 y 30 años. María Pico (29 años) convenció a su esposo, Germán Briones, que la acompañe al concierto. Lo hizo de buen ánimo.

Ella sigue a  Bisbal     desde que se comenzó a emitir, por la televisión ecuatoriana, el programa concurso ‘Operación Triunfo’, que se realizó  en 2001. Rosa, Bisbal y David Bustamante     ganaron.

María cuenta que lo ve más maduro, más profesional. “Ya no es aquel cantante de 22 años, que       buscaba calificar ante los jueces para seguir en el concurso”.

El repertorio   incluyó temas considerados clásicos en sus nueve años de carrera. Ave María, Dígale, Bulería y Quién me iba a decir.  También incluyó composiciones de su  último  disco titulado ‘Sin mirar atrás’,  Mi princesa y Esclavo de tus besos ocasionaron un griterío total.  Corazón latino fue el tema que quedó pendiente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)