28 de junio de 2016 10:47

A Pablo Iglesias le pasa factura su conexión con el socialismo del siglo XXI

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias durante su comparecencia ante la prensa tras conocer los resultados de las elecciones generales celebradas en España, el domingo 26 de junio del 2016. Foto: EFE

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, compareció ante la prensa tras conocer los resultados de las elecciones generales celebradas en España, el domingo 26 de junio del 2016. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 8
Contento 107
Dennis Rodríguez
(O)

Sin duda alguna, Pablo Iglesias Turrión es el principal derrotado de las elecciones que vivió España el domingo 26 de junio (26-J).

El propio dirigente del movimiento político radical Podemos no ha ocultado la desazón por el traspié en las urnas, puesto que se consiguieron 1,2 millones de votos menos que en los comicios generales del pasado 20 de diciembre (20-D). Él ha admitido que “no están satisfechos con los resultados, teníamos otras expectativas. Esperábamos algo distinto”.

Este lunes 27 de junio, el desconcierto seguía haciendo mella en las huestes de Podemos. Al menos eso colige de lo que dijo el secretario de Organización de la formación, Pablo Echenique: "Nadie sabe por qué el resultado no ha sido el que daban las encuestas. Y nosotros tampoco".

Todos los sondeos preelectorales habían pronosticado una subida vertiginosa y lo habían situado por delante del Partido Socialista (PSOE). Pero la realidad ha demostrado otra cosa.

¿Qué ha causado el revés electoral del profesor y exasesor del chavismo de Venezuela ? El analista político Carlos Alberto Montaner tiene la respuesta que quizá mejor explica el rechazo a Podemos e Iglesias: “A Pablo Iglesias le perjudicaron sus relaciones con el chavismo”, colgó en su cuenta en Twitter el articulista de opinión.

Precisamente, el asunto del presunto vínculo entre Iglesias y la revolución bolivariana de Venezuela había marcado en especial el último tramo de la campaña electoral en España. Y un sector de los medios de comunicación de la Península había publicado extensos reportajes sobre la materia.


El diario madrileño ABC ha sido uno de los que más lejos ha ido en sus denuncias en torno al financiamiento que Podemos recibió del chavismo.

En efecto, el rotativo reveló los detalles de la operación en la cual el expresidente venezolano Hugo Chávez suscribió -el 28 de mayo de 2008- un documento que autoriza el desembolso de 7,1 millones de euros a la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), “para crear consensos de fuerzas políticas y movimientos sociales, propiciando en España cambios políticos aún más afines al gobierno bolivariano”, según la publicación.

A la Fundación CEPS ha pertenecido toda la cúpula dirigencial de Podemos, con Iglesias a la cabeza. Es decir, ha recibido dinero procedente del Estado venezolano.

La catástrofe social, política y económica que carcome a Venezuela, cuyo gobierno impuso en el pasado algunas de las recetas creadas por Podemos y la Fundación CEPS, con seguridad, ha incidido a la hora de votar en los sufragantes españoles. Y el retroceso electoral del partido de Iglesias parece encuadrarse en el desgaste y derrotas políticas y en las urnas que han encajado gobiernos neopopulistas en países de América Latina, como Argentina, Venezuela y Brasil, y también en Bolivia y Ecuador. Esos reveses electorales e incluso judiciales tienen lugar en naciones que asisten a la retirada del socialismo del siglo XXI, una tendencia que Iglesias  y la cúpula de Podemos apoyaron con fuerza y asesoraron con sus fórmulas y propuestas a todas luces polémicas.

En cambio, el periodista Pablo Segarra realiza una lectura distinta. En el portal 20minutos.es asegura que la posibilidad real de que Podemos e Iglesias tenían de acceder a la Presidencia del Gobierno español movilizó un parte importante del voto de centro hacia el Partido Popular (PP, derecha), en el Gobierno. El PP justamente ha sido uno de los mayores vencedores de la jornada electoral del 26-J.

Segarra también señala que Iglesias jugó muy fuerte al aliarse con Izquierda Unida (IU) con el propósito de sumar el millón de votos de ese partido de auténtica izquierda obtuvo el 20-D, pero terminó perdiendo... Peor aún: el entendimiento con IU estuvo a un tris de costarle una pelea interna.

En todo caso, Segarra cree que, pese al traspié del domingo, Iglesias posee un capital político importante. ¿Por qué?  Su partido, que ha sido catalogado como el heredero del movimiento de los indignados, es el tercero más votado en el espectro político de España. Hace poco más de tres años Podemos era desconocido.

Infografía de los resultados de las elecciones legislativas de España. Fuente: www.interior.gob.es

Infografía de los resultados de las elecciones legislativas de España. Fuente: www.interior.gob.es

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (29)
No (5)