8 de abril de 2017 10:31

España cree que el desarme de ETA es una operación para ocultar su derrota

El Comité Internacional de Verificación (CIV) en el lugar de la localización de uno de los ocho depósitos de armas que ETA. La agrupación terrorista ha entregado hoy 8 de abril del 2017 a la policía francesa 120 armas de fuego, 3 toneladas de explosivo y

El Comité Internacional de Verificación (CIV) en el lugar de la localización de uno de los ocho depósitos de armas que ETA. La agrupación terrorista ha entregado hoy 8 de abril del 2017 a la policía francesa 120 armas de fuego, 3 toneladas de explosivo y varios miles de municiones y detonadores. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Cinco años después de haber dejado de matar, la banda terrorista ETA escenificó hoy 8 de abril del 2017 un acto de desarme en el sur de Francia que el Gobierno español consideró como una "operación mediática" con la que pretende "disimular su derrota".

En un comunicado, el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy rehusó hacer valoración alguna sobre el armamento entregado por ETA hasta que éste haya sido analizado por las autoridades y la justicia francesa, de acuerdo con la legalidad vigente.

En la localidad de Bayona, suroeste de Francia, los mediadores en el proceso de desarme informaron de que el Comité Internacional de Verificación (CIV) ha recibido las "coordenadas de ocho lugares donde se encuentra el arsenal de ETA", integrado por 120 armas de fuego, tres toneladas de explosivo y varios miles de municiones y detonadores.

El Gobierno español recordó de inmediato que los etarras no pueden esperar ningún trato de favor, y "mucho menos impunidad a sus delitos".

ETA ha tenido una trayectoria de más de medio siglo de violencia, con el asesinato de al menos 856 personas, decenas de secuestros y extorsión a numerosos empresarios para recaudar fondos.

En el comunicado emitido esta misma mañana desde el palacio de la Moncloa, las autoridades de Madrid sostienen que la banda terrorista está "operativamente derrotada, sin futuro y con sus dirigentes en prisión".

"La única respuesta lógica a esta situación -dice el texto- es anunciar su disolución definitiva, pedir perdón a sus víctimas y desaparecer, en vez de montar operaciones mediáticas para disimular su derrota e intentar sacar un rédito político de la misma".

Entre las reacciones que se han producido ante la operación de desarme de ETA, cuyo alcance está aún por valorar, los propios partidos vascos, representados en el Parlamento autonómico, han advertido de que hoy "no es un día de celebración, sino de recordar a quienes han sufrido el terrorismo".

Por lo que se refiere a las formaciones políticas nacionales, un destacado dirigente del Partido Popular, en el Gobierno, Javier Maroto, dijo sobre el desarme que es "un hecho positivo" pero "un paso insuficiente".

En línea con el Gobierno, Maroto insistió en que la operación en el sur de Francia debe ir acompañada de una petición de perdón a las víctimas, una condena explícita y el anuncio de disolución de la banda terrorista.

Por parte de los socialistas, primer partido de la oposición, el que fuera presidente del Gobierno vasco, Patxi López, aseguró que la entrega de armas es "la foto de la victoria de la democracia y la derrota del terrorismo", así como un "nuevo paso hacia su desaparición definitiva".

Desde "Podemos", el tercer partido en el Parlamento español, uno de sus dirigentes en el País Vasco, Andeka Larrea, señaló que el gesto de ETA "llega tarde" y que "no es" el que su formación quiere pero que "es el que tenemos".

En nombre de la cuarta formación política en el Congreso de los Diputados, el partido "Ciudadanos", su presidente, Albert Rivera, manifestó que son los guardias civiles, los policías, los fiscales y los jueces los que "verdaderamente han acorralado" a la banda terrorista: "Mi respeto, recuerdo y apoyo a todos ellos", añadió.

El presidente del Gobierno Vasco, Íñigo Urkullu (nacionalista), dijo al respecto que "la confirmación del desarme" es "un paso fundamental" en la desaparición de ETA, pero ha destacado que "el camino prosigue" hacia "una convivencia normalizada, ahora en un escenario mejor".

Urkullu guardó hoy un minuto de silencio en la ciudad de Bilbao tanto por las víctimas de ETA como por las que ha causado el reciente atentado en Estocolmo (Suecia) y los sangrientos ataques de inspiración yihadista en otras partes del mundo.

Las asociaciones de guardias civiles y policiales -fuerzas de seguridad que más han sufrido los asesinatos de ETA- calificaron de "paripé" (simulación hipócrita) el acto de Bayona y dudaron de que la banda esté dispuesta a desaparecer por completo.

Desde Francia, su ministro del Interior, Matthias Fekl, consideró que la entrega "unilateral" del armamento es "un gran paso", y tuvo un mensaje de recuerdo para "todas las víctimas", en particular para los policías y los agentes de la Guardia Civil española.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)