3 de abril de 2016 00:00

Esmeraldas, el foco más sensible para el control marítimo antidrogas

En Guayaquil, los operativos antidrogas se realizan, por ejemplo, en los Esteros. Foto: Francisco Flores y Subcomando de Guardacostas

En Guayaquil, los operativos antidrogas se realizan, por ejemplo, en los Esteros. Foto: Francisco Flores y Subcomando de Guardacostas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Ecuador
Redacciones Seguridad, 
Esmeraldas y Guayaquil (I)

Las lanchas de los narcos son equipadas con dispositivos de navegación y comunicación. Eso les permite identificar las rutas clandestinas y evitar los controles marítimos.

Así es como los narcos llevan los cargamentos de droga a Centroamérica y EE.UU. 
Esos datos se han obtenido de las incautaciones que se realizan en aguas ecuatorianas. Hace siete días, el equipo de guardacostas de la Armada del Ecuador realizó uno de los operativos contra las mafias. 


Con un helicóptero de exploración aeromarítima se detuvo a una embarcación que estaba frente a las costas de Esmeraldas con media tonelada de marihuana. En esas mismas aguas, hace 16 días hubo otra incautación de 1,2 toneladas de clorhidrato de cocaína.
Investigaciones de los guardacostas señalan que Esmeraldas es el punto por donde más se intenta pasar el alcaloide. 


De hecho, cuatro de las 5,7 toneladas halladas en las costas del país en este año fueron descubiertas en esa provincia.
En provincias como Santa Elena, Guayas y Galápagos los resultados son menores. 
En medio de esto, el jefe del Subcomando de Guardacostas de Esmeraldas, Julio Zapata, dice que en esa jurisdicción se cuenta con el 40% del total de equipos que se requieren para la seguridad marítima. 


El oficial detalla que tienen 80 marinos guardacostas, un helicóptero para operaciones rápidas, dos unidades guardacostas para el refuerzo logístico y cuatro lanchas de alta velocidad. Pero dos de estas están dañadas hace un año. 


Dice que todo ello dificulta la detención de narcotraficantes que viajan en lanchas veloces.


Por eso, la Cámara de Pesquería de Esmeraldas llegó a la conclusión de que las costas de la provincia se han convertido en la vía ideal para el transporte de droga. Además, denuncian que los narcotraficantes captan a los pescadores para que se involucren en las actividades ilícitas.

De allí que el Ministerio de Justicia conoce que 37 pescadores fueron detenidos en aguas internacionales por llevar droga.
Frente a esto, desde enero de este año se ordenó que “la seguridad marítima se refuerce”. Esto lo reconoció César Navas, ministro Coordinador de Seguridad, en una entrevista que mantuvo con este Diario.

El funcionario indicó que aunque la tarea de controlar todo el territorio marítimo es difícil por su amplia dimensión, con la implementación de equipos especializados como los aviones no tripulados han logrado detener el envío de importantes cargamentos ilegales. 
Una de estas interceptaciones ocurrió en diciembre pasado cuando se detectó un sumergible con tres toneladas de droga.

La embarcación estaba a 300 millas náuticas de las costas de Manta y tenía combustible para llegar a México. 
Las investigaciones determinaron que la embarcación navegaba en zigzag, en el límite marítimo de Ecuador y Colombia. De esta forma si las autoridades de un país querían detenerlos cruzaban el límite y evadían los controles. 


En esos días, Julio Zapata estaba de comandante de Guardacostas encargado y en una entrevista a la radio EXA reveló que aunque en Ecuador se ha avanzado en la detección de droga, los carteles de narcotraficantes se equipan con dispositivos de alta tecnología para evadir los controles. 


En los últimos años, en las costas aumentaron las embarcaciones decomisadas por narcóticos. De cuatro, en el 2014, pasó a 10 en el 2015 y en este año van cinco. Ese aumento también se registra en detenidos por droga en el mar y alcaloide hallado (ver cuadro). 
De allí que Zapata calcula que la droga que se decomisa en alta mar es solo la quinta parte de lo que pasa sin ser detectado.

“Es decir, si entre Colombia y Ecuador capturamos 300 toneladas, han pasado a Estados Unidos 1 500”. 
Según el oficial, les falta visores nocturnos, drones con cámara infrarroja, más lanchas y personal. La falta de recursos también se mencionó en el informe 2016 sobre la estrategia del control internacional de narcóticos, que el Departamento de Estado de EE.UU. envió al Congreso de ese país.


En el documento se afirma que el Ecuador al estar situado entre Perú y Colombia, los países productores de cocaína más grandes del mundo, se ha convertido en una nación de tránsito y que “la Policía, las Fuerzas Armadas y lo judicial carecen de suficientes recursos para enfrentar los crímenes transnacionales”.
Pero Armando Elizalde, comandante de Guardacosta, sostiene que tienen suficiente personal y recursos materiales para controlar los espacios acuáticos.

Asegura que en total, 200 marinos están distribuidos en Esmeraldas, Manta y Puerto Bolívar. 
En Guayas y Santa Elena los controles también son frecuentes, pues se conoce que los narcos utilizan los manglares para esconder el alcaloide.


Esos puntos son de difícil acceso, por lo que en los operativos los marinos verifican que no existan lanchas rápidas.
A esas operaciones van al menos siete tripulantes. Todos con armas de fuego. 
Así fue cómo en abril del año pasado se detuvo una lancha que transportaba 450 bloques de cocaína.

La embarcación llevaba la droga desde el muelle de La Fragata, al sur de Guayaquil, hasta un buque internacional que iba a Europa, otro mercado de los narcos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (3)