9 de July de 2009 00:00

En Esmeraldas se declaró emergencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Esmeraldas

La visita de tres días del ministro de Gobierno, Gustavo Jalkh, a la provincia de Esmeraldas concluyó ayer con la declaratoria de emergencia operativa de la Policía.



Equipos para  agentes
Ayer  se realizó  la entrega formal de 27 camionetas Chevrolet D-Max, de diésel; 70 motos  Honda, de 250 cc, y Kawasaki, 650, y 12 cuadrones para la Policía. Servirán para   control  urbano y rural, así como para recorridos en las playas.
La entrega de  vehículos formó parte del equipamiento al Comando de Esmeraldas, que anteriormente recibió  915 pistolas Glock, 1 830 portaalimentadoras, 36 toletes, 350 chalecos antibalas, 941   esposas, entre otros implementos.

“Esto implica que se intensificará el control en las carreteras y en los lugares públicos de la provincia fronteriza, con los 1 500 hombres con que cuenta la institución”. Así lo anunció Fausto Tamayo, comandante de la Policía en Esmeraldas.

Antes de recibir esa promesa, el Secretario de Estado escuchó, nuevamente, denuncias por la presencia de extorsionadores, sicarios y contrabandistas de combustibles, drogas y armas, especialmente en los cantones San Lorenzo y  Borbón. Solo en estos  cantones se han producido 28 asesinatos en lo que va del año, según la Policía Judicial.
Durante el lunes y martes,

Jalkh se reunió con las autoridades locales, sectores productivos, jueces y fiscales de la provincia. Ayer, durante la entrega de 109 vehículos a la Policía, invitó a participar coordinadamente a todos los implicados en la cadena de seguridad ciudadana.

“Nos satisface que en las últimas semanas se ha profundizado la labor de la Policía”, señaló, al referirse a la captura de nueve presuntos   Águilas Negras, una banda de extorsionadores que tiene atemorizados a los comerciantes, palmicultores y ganaderos del norte de Esmeraldas. Los dos últimos sospechosos fueron detenidos el lunes último.

“Sería bueno que la ciudadanía organice veedurías, para vigilar el correcto trabajo de las autoridades. Pero también que se  presenten denuncias”, dijo Tamayo. Jalkh coincidió con él.

Dijo que será prioridad  cerrar el paso a la  extorsión, al sicariato y a los ‘prestadiarios’, que con el  pretexto de prestar dinero abusan de la ciudadanía. “Son prácticas ilegales que buscan ganar espacio y   no lo permitiremos”.

Durante esta nueva estrategia de seguridad, el ministro Jalkh dispuso al gobernador, Raúl Chiriboga, mantener reuniones permanentes en cada cantón, para coordinar acciones junto a los alcaldes, Policía, jueces, fiscales y la sociedad civil. 

Hace dos semanas, el Ministerio de Defensa ofreció el Plan de Seguridad Martillo, a cargo de las Fuerzas Armadas, para reforzar la seguridad en el área.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)