30 de enero de 2018 17:57

En Esmeraldas no todos saben qué hacer ante una alerta de tsunami

Los habitantes nuevamente participarán este 31 de enero del 2018 en el simulacro nacional de tsunami, que se desarrollará en Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santa Elena y Galápagos.

Los habitantes nuevamente participarán este 31 de enero del 2018 en el simulacro nacional de tsunami, que se desarrollará en Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santa Elena y Galápagos. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Marcel Bonilla
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los habitantes de los sectores ubicados junto al río Esmeraldas y área marítima están fuera del tiempo establecido para llegar a las zonas seguras tras una alerta de tsunami.

Tampoco todos saben qué hacer, pese a que a través de la Unidad de Gestión de Riesgos del Municipio, el año pasado se hicieron seis simulacros con la participación de unas 6 000 personas.

Los habitantes nuevamente participarán este 31 de enero del 2018 en el simulacro nacional de tsunami, que se desarrollará en Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santa Elena y Galápagos.

De acuerdo con datos de la Unidad, el tiempo para evacuar hasta las zonas seguras es de 10 minutos, luego de la alerta, pero en los reportes se registran hasta 17.

Lorena Caicedo habita en el barrio Santa Martha y en la última vez que participó en el simulacro, con sus tres hijos, hizo un tiempo de 22 minutos hasta la zona segura, en el colegio Sagrado Corazón, centro de la ciudad de Esmeraldas.

En la ciudad existe 11 zonas de seguridad, la mayoría son unidades educativas y las dos universidades: Luis Vargas Torres y Pontificia Universidad Católica del Ecuador. “En nuestro barrio los accesos por las rutas de evacuación limitan movilizarnos con rapidez por el estado de las calles”, señala Digna Preciado, habitante del barrio 5 de Junio.

Este sector de pescadores debe dirigirse hasta la iglesia Cristo Rey y parte alta del barrio México, en el norte de la ciudad, pero en los simulacros no han podido ajustarse a los tiempos.

En la isla Luis Vargas Torres, donde habitan unas 5 500 personas, la población ha sido capacitada a través del Municipio para saber cómo reaccionar ante una emergencia por sismo y tsunami.

Los 544 niños de la unidad educativa Alfonso Quiñónez George, conocen la ruta de evacuación y la zona segura. “En nuestro caso tienen 15 minutos para evacuar hacia el área de seguridad”, dice Rosa Osorio, una de las estudiantes.

A través de la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR), el año pasado se realizaron siete simulacros en la provincia de Esmeraldas y uno biprovincial (Manabí y Esmeraldas), y seis simulacros cantonales.

En el simulacro de Manabí y Esmeraldas, se estima que unas
70 000 personas participaron, no así en los cantonales, donde la participación fue muy reducida.

El director de Gestión de Riesgos del Municipio de Esmeraldas, Renato Tambaco, reconoció que el trabajo de educar a la población en riesgo no ha sido fácil.

Para educar a los ribereños se han entregado cartillas con información sobre qué es un terremoto, sismo, tsunami y, qué hacer en estos casos, pero no siempre las personas leen la información, señala Tambaco.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)