23 de November de 2009 00:00

Ese Grupo…

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Felicitándoles por la apertura que dan al público en general para expresar nuestras opiniones a través de cartas a la Dirección  (aunque creo que son las últimas con la nueva Ley de Comunicación).

Adjunto al presente me permito remitir una carta dando mi opinión personal acerca de las declaraciones que hiciera el Sr. Presidente sobre la marcha de los jubilados, si es  pertinente de publicarla pueden hacerlo. Señor Presidente, en reiteradas ocasiones se ha expresado que “con el único grupo que jamás me reuniré será con los que ofendieron a los símbolos patrios”, esto refiriéndose a los policías y militares en servicio pasivo que marcharon pidiendo la homologación salarial en la Plaza de la Independencia.

Señor Presidente, “ese grupo” al que usted hace referencia con desdén y menosprecio son las “personas” policías uniformados que defendieron con su vida y que muchos de ellos la ofrendaron en aras del servicio público enfrentándose día a día a la delincuencia, lo que parece que todavía no lo podemos entender.

Son los que nos resguardan  de una criminalidad que ahora más que nunca está arremetiendo en contra de una población civil que está impotente de poder defenderse. Son los que mantienen la seguridad y el orden  en el país. Los militares en servicio pasivo, de los que usted es el Comandante en Jefe,  “no se olvide”, son el “grupo” de personas que renunciando a todo progreso en la vida civil, esposa, padres, hijos y hogar, que se ven obligados a vivir separados por solo seguir la vocación de servicio social a la sociedad de nuestra patria. Son, también,  los que defendieron, defienden y defenderán el sagrado suelo patrio, naciendo, viviendo, estudiando, sirviendo y haciendo presencia en el último bastión de nuestra patria.
Nosotros más que nadie aprendemos a lo largo de nuestra vida castrense lo que es el respeto a los símbolos patrios y el amor a su suelo sacro, no nos olvidemos que el rojo de nuestra bandera es sangre nuestra derramada  en las fronteras.

Ese “grupo”, al que despectivamente se refirió son las personas que dejaron en alto el nombre de Ecuador, y escribieron con orgullo las páginas de nuestra historia. O si no me entienden, conversen con las decenas de mutilados en el último conflicto, con las viudas que están desamparadas, con los huérfanos olvidados o con los padres desconsolados. Ellos son los que están reclamando un derecho adquirido para poder vivir con dignidad y respeto, por el respeto que se merecen  los héroes menospreciados y olvidados .

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)