19 de marzo de 2015 16:33

Un día escondidos en un cuarto de la limpieza para escapar de los terroristas

Manifestación en solidaridad con las víctimas en el exterior del Museo Nacional de Bardo en Túnez este jueves 19 de marzo de 2015. Las personas además dejaban flores el el lugar. Foto: AFP

Manifestación en solidaridad con las víctimas en el exterior del Museo Nacional de Bardo en Túnez este jueves 19 de marzo de 2015. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Un joven matrimonio español tuvo que pasar casi un día entero escondido en un cuarto donde se guardan productos de limpieza de un museo para escapar de los terroristas que ayer mataron a 18 turistas en el centro de la capital de Túnez.

Juan Carlos Sánchez y Cristina Rubio son los protagonistas de esta historia que, en su caso, tuvo final feliz, aunque todo el proceso tuvo un tinte muy dramático.

Ella está embarazada de cuatro meses, pero una ecografía que se la ha practicado este jueves 19 de marzo en un hospital tunecino ha confirmado que el feto está bien.

Son dos jóvenes de la localidad de Sueca, en la costa este mediterránea de España, que viajaron a Túnez para celebrar su luna de miel, porque se casaron el pasado 8 de marzo.

Los dos fueron sorprendidos por la acción de unos terroristas que primero intentaron asaltar el Parlamento tunecino y, cuando fueron rechazados a tiros por los guardias de seguridad de ese edificio se refugiaron en el vecino Museo Arqueológico Nacional del Bardo que alberga una de las mejores exposiciones mundiales de mosaicos provenientes de las regiones del interior del país de época romana y de la mítica Cartago.

En este recinto, los terroristas tomaron rehenes y mataron a varios turistas.

En esos momentos de sorpresa y miedo cada uno intentó escapar como pudo y Juan Carlos y Cristina optaron por meterse en un cuarto donde se guardan objetos de limpieza.

"Han estado encerrados casi veinticuatro horas en ese cuarto. Escuchaban voces árabes y no sabían si eran terroristas o policías, hasta que hoy les ha abierto un policía y han salido", ha relatado el padre de la turista española.

Según David Rubio, su hija Cristina le ha telefoneado instantes después de ser localizada "con voz temblorosa" y le ha dicho que lo habían pasado "fatal" y que "pensaban que iban morir".

El Ministerio español de Asuntos Exteriores había confirmado previamente la muerte de dos españoles, una pareja de jubilados de Barcelona, y que había otros dos nacionales que no habían regresado al barco en el que realizaban un crucero por el Mediterráneo.

Esas dos personas tampoco figuraban entre los turistas muertos identificados ni entre los heridos distribuidos en los diferentes hospitales, por lo que sobre su suerte se extendió un velo de incertidumbre.

Eso hasta que hoy, hacia las 10.30, un agente entró en el cuarto de la limpieza del museo y les encontró.

Poco después, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, confirmaba que ambos habían sido hallados en buen estado, aunque admitía que la circunstancia de que Cristina está embarazada hacía "más dramática, si cabe, la noticia" de su desaparición durante casi un día.

Los dos jóvenes fueron llevados a un hospital para comprobar que estaban bien y a Cristina, aparte de la ecografía, se le puso suero intravenoso.

"Es el mejor regalo que me han podido hacer el Día del Padre", que hoy se celebra en España, ha reconocido David Rubio, aliviado.

El Gobierno español ha enviado un avión para repatriar a los nacionales que deseen volver de ese modo, aparte de a los dos fallecidos, Antoni Cirera Pérez y Dolors Sánchez Rami, de 75 y 73 años, respectivamente.

Mientras que Juan Carlos y Cristina celebraban su reciente boda, Antoni y Dolors festejaban sus cincuenta años de matrimonio.

La mala suerte se ha cebado con esta pareja, que nunca había salido de España y que viajó a Túnez porque era el regalo de sus hijos con motivo de ese aniversario.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)