22 de julio de 2017 00:00

Escalada, canopy, cabalgata y senderismo, cerca de Cuenca

El Parque Nacional El Cajas ofrece ocho rutas para hacer senderismo, en diferentes niveles, y espacios para acampar y caminar. Foto: Andrea Medina/EL COMERCIO

El Parque Nacional El Cajas ofrece ocho rutas para hacer senderismo, en diferentes niveles, y espacios para acampar y caminar. Foto: Andrea Medina/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Andrea Medina
Redactora
[email protected] (I)

Un desafío a las alturas, la velocidad y una conexión con la naturaleza son opciones que están a 30 minutos o menos de la ciudad de Cuenca, y que se promocionan a los turistas que disfrutan de la aventura y viajan al Austro en estas vacaciones.

Además de la cercanía que tienen con la ciudad, estas alternativas permiten escoger diferentes niveles de dificultad, desde principiantes hasta para los más arriesgados.

Para escalar, por ejemplo, existen 170 rutas. Un muro de 15 metros es el más sencillo e ideal para inexpertos o niños. El escenario es la parroquia Cojitambo, en el cantón Azogues (Cañar), donde cinco guías alquilan todo lo necesarios para subir hasta la parte más alta de la montaña.

El costo por ocupar los equipos es de USD 40 por persona en cualquier modalidad. Juan Gabriel Carrasco es uno de los guías, quien da las recomendaciones de seguridad e indica la vestimenta adecuada para subir. A un grupo de turistas les sugiere, entre otros consejos, que no se peguen al muro para evitar resbalarse. Después solo les pide que se diviertan.

Para continuar con la adrenalina hay otro atractivo a 15 minutos de la capital azuaya. Son los siete circuitos que ofrece Cuenca Canopy, en el sector de Santa Rosa.

Sebastián Rivera, propietario del negocio, explica que todas las rutas de canopy suman 1 450 metros de recorrido y se pueden hacer en una hora todo o seleccionar solo lo más fácil. El costo por persona es de USD 10, con uso de equipos.

Dos guías acompañan a cualquier visitante: uno para la partida y otro para recibirlo. Antes de empezar, los instructores ayudan a colocar el arnés, casco y guantes. Tras terminar cada ruta hay que caminar, al inicio unos cuantos pasos y después hasta 80 metros, para continuar con el siguiente cable. El recorrido más largo cruza de una montaña a otra y tiene 360 metros de distancia.

Este sitio cuenta con áreas verdes y ofrece servicio de restaurante con platillos desde USD 2,75. “La experiencia me pareció superbuena. Al inicio tenía un poco de miedo, pero después fue sencillo. El nivel 5 es el de mayor velocidad”, decía Daniel Pereira, uno de los arriesgados visitantes.

Otro tipo de travesía se hace en la hacienda Totorillas, parroquia Tarqui, a 20 minutos de Cuenca. Allí se cabalga en el día o la noche con caballos perfectamente entrenados para llevar a jinetes hábiles o personas sin experiencia.

El paisaje campestre de este lugar, ubicado a 22 kilómetros de Cuenca, hace de esta experiencia inigualable.

Monta Runa es el nombre del negocio que propone tours de uno a dos días con alimentación y hospedaje. El día se puede dividir entre varias labores como la cocina, el cultivo en huertos orgánicos, ordeño de vacas y otras. Cualquier opción incluye un tiempo para cabalgar con sol o mientras anochece y terminar el viaje alrededor de una fogata y con una bebida caliente.

El experto Carlos Machuca dice que esta es la mejor manera de conectarse con el entorno. “Los animales pertenecen a una sola manada, han nacido y crecido en esta zona”. Por eso cuando los caballos suben la montaña, siguen al guía líder y caminan o trotan a ese ritmo, sin salirse nunca del camino.

La opción preferida es la cabalgata de luna llena, que dura hasta una hora y para la que se recomienda vestimenta abrigada y una linterna. El recorrido cuesta USD 75 por persona, incluye alimentación y transporte hacia la hacienda.

Y para un día más soleado están las ocho rutas de montañismo y los cinco senderos para la observación de aves en el Parque Nacional El Cajas.

El área protegida, administrada por la empresa Etapa, está a solo 25 minutos de Cuenca en vehículo. Allí está permitido hacer trecking, acampar, escalar en roca o pescar. Una de las primeras paradas es la del centro de interpretación, donde se venden artesanías, comida y se explica la biodiversidad que acoge el Cajas.

Ya para caminar en el interior del área protegida o acampar hay ciertas recomendaciones. Para las rutas que implican más dificultad se recomienda el acompañamiento de un guía. Así lo explica Margarita Riquet, encargada de turismo del Parque. “Todo grupo de más de ocho personas debe ingresar con una operadora de turismo. Un guía puede acompañar máximo a 16 personas”.

Según Tania Sarmiento, directora de la Fundación Turismo para Cuenca, la promoción de aventura en esta zona del país es relativamente nueva, pero ya ha conseguido resultados positivos. “Hemos perfeccionado la oferta para que tenga las suficientes garantías y esté manejada por profesionales con los conocimientos y la experticia necesarios”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)