15 de December de 2009 00:00

El equipamiento de 115 ambulancias fue de mala calidad: Contraloría

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Judicial

Las 115 ambulancias que compró el Ministerio de Salud a la empresa Euromedical no cumplieron  los  requerimientos establecidos en las bases de la licitación de los equipos. La Auditoría 2 de la Contraloría lo señaló, como una de 15 irregularidades detectadas en el proceso de adquisición.

De acuerdo con el examen número DA2-0026-2009 (DIRES-1159-2009), se determinaron indicios de responsabilidad penal.  “El contratista cumplió con las especificaciones técnicas del vehículo, con lo ofertado, pero no con el equipamiento o ensamblaje, que se constató que era de mala calidad”, dice el documento.

Según la Contraloría, el director de Desarrollo Organizacional del Ministerio, Arturo Bedoya, recomendó a Chang, el 12 de noviembre de 2007, que se invite  para la compra a la razón comercial Teodoro Roldán-Euromedical, “considerando que tiene infraestructura local para ensamblar y adecuar las furgonetas en ambulancias... en un plazo máximo de 60 días..., situaciones que no fueron demostradas, presumiéndose que hubo falsedad en la información presentada a la Ministra”.

El informe que fue remitido a la Fiscalía dice que Salud otorgó el contrato, con la firma de la ministra  Caroline Chang, sin constatar si Euromedical contaba con el soporte técnico para la adecuación.

Roldán reconoce que no tenía la infraestructura adecuada. “115 vehículos no caben en una hectárea, por eso tuve que aliarme con Capaba, que sí tiene ese terreno; yo tengo un tallercito pequeñito, en el que puedo hacer  hasta  cinco ambulancias y no más”, manifestó  Roldán a este Diario.

El empresario compró 115 furgonetas a Kia y luego subcontrató a Capaba, una empresa asentada en Ambato, para que se encargue de convertirlas en ambulancias. La Contraloría puntualiza que Capaba está calificada en el Servicio de Rentas Internas  “para elaborar carrocerías metálicas y no adecuaciones de ambulancias”.

Pero en ese proceso, la Contraloría halló otra anomalía. La garantía técnica y  el ‘stock’ de repuestos -requisitos para suscribir el contrato- fueron entregados por  Asiauto, distribuidor autorizado de la marca Kia,  a nombre de Roldán y no a nombre del Ministerio de Salud.

“Como haya hecho las ambulancias es mi problema”, justificó Roldán, pero -según el ente de control- debido a su intermediación el Ministerio de Salud dejó de ahorrar USD 561 227. La Contraloría determinó que si el Ministerio de Salud contrataba directamente con Asiauto las 115 furgonetas y si las modificaba por su cuenta con Capaba, el costo final de cada ambulancia hubiese sido de USD 29 119 y no de USD 34 000, como ofertó Roldán.

El ente de control señala, además, que el Comité de Contrataciones primero invitó  a Roldán en forma directa a presentar la oferta (14 de noviembre de 2007) y recién un mes después   la ministra Chang eliminó la obligación de la empresa de que se someta a los procedimientos precontractuales regulares (Resolución 156 para aplicar la adquisición por  emergencia).

El 14 de diciembre de 2007, de hecho, además de la Resolución 156 se hicieron otros dos trámites.  “Se elaboró el informe técnico (lo hizo el Comité de Emergencia, concluyendo que la propuesta de Roldán reúne las condiciones técnicas, legales y financieras requeridas)... y se adjudicó la adquisición de las ambulancias” (Resolución 155).  

Para la compra a  Euromedical  se amplió el presupuesto referencial inicial de Salud de USD 3,4 millones a USD 3,9 millones, señala el ente de control. Además, “se cambiaron las bases de acuerdo con lo ofertado por el señor Roldán. Se incumplieron los artículos del Reglamento Sustitutivo del Reglamento General de la Ley de Contratación Pública y expresas disposiciones legales y reglamentarias”, señala el examen especial de   Contraloría.

Sin embargo,  Roldán dijo:  “el Ministerio de Salud  me propuso  hacer ambulancias en USD 34 000 cada una, es un contrato de adhesión, yo no puse precio. Yo no soy responsable de los precios, ellos pusieron las condiciones del equipamiento y yo cumplí, sin que falte un perno, dentro del plazo establecido en el contrato”.

Pero el informe señala también que hubo ambulancias  entregadas fuera del plazo acordado. El lunes de la semana pasada, la Fiscalía señaló que, por esta compra, hay ocho sospechosos de peculado (mal uso de fondos públicos). Señaló  a la ministra Chang, al vendedor  Roldán y seis funcionarios del Comité de Emergencia.

La Fiscalía pidió a la Corte que fije fecha y hora para la formulación de cargos. Ayer, a las 17:00, tras un sorteo, el caso  recayó en la Segunda Sala Penal, bajo la tutela del juez Luis Abarca Galeas.

La Segunda Sala  es cuestionada por la Fiscalía por los fallos absolutorios de Carolina Cabrera, hija del fallecido notario de Machala;   de Jorge Reyes Torres, entre otros.

Un plantón  de respaldo a Chang

Entre las 10:00 y 11:00,  trabajadores y funcionarios del Ministerio de Salud realizaron un plantón  a  favor de la ministra de Salud, Caroline Chang.

Unas 30 personas se ubicaron en las afueras de la Fiscalía para defender “la buena gestión de Chang en el sistema público”.

Los manifestantes llevaban mandiles bancos para representar a los médicos.

La directora de Salud de Pichincha, Bernarda Salas, señaló que “es la primera vez que se trabaja por los pacientes y se atiende a los hospitales públicos”. Por ello calificó de injusta la posición de la Fiscalía, que investiga a la Ministra de   supuesto peculado, en la compra de las 115 ambulancias.

Ayer, Chang anunció que daría una rueda de prensa en  la Presidencia de la República, pero luego se suspendió. En la Cartera de Estado  solamente se informó  que se fijará nueva  fecha para hablar del caso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)