17 de junio de 2017 00:00

La época lluviosa dejó daños en vías, cultivos e infraestructura en Ecuador

En la comuna San Rafael (Santa Elena), en la parroquia de Chanduy se realizaron  trabajos tras los daños causados por lluvias. Foto: Cortesía Prefectura de Santa Elena

En la comuna San Rafael (Santa Elena), en la parroquia de Chanduy se realizaron trabajos tras los daños causados por lluvias. Foto: Cortesía Prefectura de Santa Elena

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Varias redacciones (I)
ecuador@elcomercio.com

Manabí, Guayas, El Oro, Los Ríos y Esmeraldas fueron las provincias que presentaron más daños durante la época lluviosa. Las precipitaciones destruyeron cultivos, viviendas, establecimientos educativos y carreteras.

Desde el 1 de enero hasta el 31 de mayo de 2017 se reportaron afectaciones en 98 escuelas, 42 puentes, 18 529 hectáreas de cultivos y 130 510 metros de vías en todo el país, según la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR).

Los daños más graves fueron en el Litoral. En Manabí, 10 de los 22 cantones sufrieron los estragos del invierno, 8 bienes públicos resultaron perjudicados y las inundaciones deterioraron carreteras y afectaron cultivos.

El temporal rebasó las posibilidades de las autoridades locales para atender los problemas, cuenta el prefecto de esa provincia, Mariano Zambrano. Por eso, la Prefectura y los municipios de San Vicente, Chone, Manta, Montecristi, Portoviejo y Tosagua declararon la emergencia en marzo pasado.

En Guayas, la segunda provincia más afectada, se registraron 13 400 familias damnificadas y 1 900 hectáreas de cultivos con daños. La vialidad presentó inconvenientes.

La Prefectura del Guayas destinó USD 846 750 para obras emergentes. La Dirección de Obras Públicas informó que los trabajos más frecuentes se enfocaron en reforzamientos de riberas en muros de contención, estabilización de estructuras de puentes, rehabilitación de vías cortadas por deslizamiento de alcantarillas o hundimientos y limpieza de palizadas en ríos.

Solo en el cantón Playas la entidad invirtió USD 146 630 en la reparación de puentes en Engabao, que fueron arrasados por el río Suyuña. Mientras que en Lomas de Sargentillo se requirieron USD 147 208 para reparar el canal América-Lomas, utilizado por arroceros, tras el colapso de una alcantarilla. Una vez que las lluvias cesaron, la Prefectura comenzó la rehabilitación de caminos.

Santa Elena soportó uno de los inviernos más fuertes en los últimos 30 años. Juan Antón, jefe de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Prefectura, explicó que la entidad invirtió USD 520 000 en labores de mitigación como el alquiler de maquinaria y compra de tuberías para reparaciones.

En la Sierra también se registraron daños debido a las lluvias. En Azuay y Cañar, la temporada dejó tres personas fallecidas y afectaciones por ríos que se desbordaron, además de vías bloqueadas.

Para la próxima semana está previsto que el ministro de Transporte y Obras Públicas (MTOP), Paúl Granda, se reúna con autoridades de Azuay y de las cámaras de la Producción para conocer todos los datos sobre la afectación vial y definir las obras prioritarias.

En Chimborazo el invierno no causó una afectación directa a la infraestructura, pero hubo daños viales. La carretera Panamericana Sur fue la más afectada porque permaneció cerrada al tránsito durante 50 días, en el ingreso a Chunchi.

Los estudios técnicos realizados por la SGR determinaron que en ese cantón 23 familias deben ser reubicadas. De ellas, 13 familias cuentan con la documentación necesaria para acceder al bono de vivienda del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda.

Aún se desconoce el monto que esta entidad invertirá en la construcción de las casas, pues el primer paso será la adquisición de un terreno para el reasentamiento de los habitantes. El terreno debe ser adquirido por el Municipio de Chunchi.

En Bolívar, los cantones de San Miguel, Chimbo, Guaranda, Echeandía y Chillanes resultaron afectados en sus vías, puentes y campos agrícolas. Según la SGR, los vendavales y deslizamientos fueron los eventos más comunes.

Más al norte, en Imbabura y Carchi, la infraestructura vial quedó afectada por constantes deslizamientos. La parroquia La Esperanza y el cantón Pimapiro (Imbabura) fueron declarados en emergencia vial.

En el primer sitio se afectó un camino adoquinado donde actualmente se instala una tubería para colocar sumideros. Y en Pimampiro se está realizando una estudio para determinar si la vía Pimampiro-Sigsipamba, donde ocurrió un gran deslave, se rehabilita o se abre un nuevo trazado.

En la Amazonía, el daño estructural más grave fue el del sistema de agua potable y la destrucción de un puente en el cantón Santa Clara, de Pastaza. En el poblado Bellavista, el colapso de una vivienda causó la muerte de dos menores de edad.

Morona Santiago, en cambio, registró desbordamiento de ríos que anegaron comunidades del cantón Taisha. Allí, siete viviendas se destruyeron y otras 27 quedaron afectadas.

En contexto
Según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), el país está en un período de transición. El mal tiempo que se ha presentado en algunas provincias se debe al ingreso de humedad y nubes desde el norte.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (0)