6 de June de 2015 19:08

Ricardo Patiño: ‘Corresponde que un jurista como Pazmiño vaya a la Corte’

Ricardo Patiño aseguró que el Ecuador propone "candidatos que defienden los DD.HH. y que comprenda nuestro país para la Corte Interamericana”.Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO.

Ricardo Patiño aseguró que el Ecuador propone "candidatos que defienden los DD.HH. y que comprenda nuestro país para la Corte Interamericana”.Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 138
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 22
Santiago Estrella
Editor
sestrella@elcomercio.com

Ricardo Patiño es uno de los pocos funcionarios que ha estado con el Régimen desde su inicio. Ha sido ministro de Finanzas, ministro coordinador de la Política y Canciller desde el 2010. Formó parte del Jubileo 2000 que cuestionó la deuda ilegítima.

En la cumbre UE-Celac, que se llevará a cabo el 10 y 11 de junio, Ecuador, por presidente pro témpore de la Celac, propondrá que se realice una evaluación de los logros reales de estas reuniones.

Roberta Jacobson, subsecretaria de Asuntos Hemisféricos de EE.UU. exigió al país respetar la libertad de prensa y de expresión porque son esenciales para los DD.HH. ¿Hubo alguna comunicación formal de ella?

Vi el tuit y me parece totalmente inoportuno que la señora Jacobson haga eso. Ella conoce la realidad de nuestro país, el respeto que hay a la libertad de expresión. Quizá no tengamos los mismos conceptos de libertad de expresión.

¿Cuál es la diferencia?

Los derechos de libertad de expresión tenemos todos los ciudadanos del país, no solo los grandes medios. También tenemos el derecho de defendernos. No sé de dónde sacó eso.

Se va a realizar la cumbre Celac-UE. ¿Con qué agenda va Ecuador como presidente pro témpore de la Celac?

Proponemos evaluar el desarrollo de estos foros que se han producido desde los años 90, para ver cuánto han servido. Son centenares y hay que ver en qué medida sirven o si son pura declaración.

¿Qué diagnóstico tiene?

Como presidente pro témpore prefería quedarme en la necesidad de la evaluación. Pero veo muy pocos resultados para tantos encuentros.

Tampoco se ven resultados en Unasur ni en la Celac...

Buscamos que sirvan. Esa es la crítica que tenemos en general. No digo que no sea importante el diálogo político porque acercan posiciones, pero no es suficiente. Tenemos que ir más allá.

¿Cómo piensa Ecuador armonizar posiciones de bloques ideológicamente diferentes (Alianza del Pacífico-Alba) dentro de la Celac, sobre todo cuando Ecuador defiende vehementemente las posiciones de la Alba?

En todos los espacios de integración hay países que tienen estas diferencias. Lo que corresponde establecer mínimos acuerdos para avanzar. En temas que no estamos de acuerdo, los dejamos de lado. Ecuador tiene una doble tarea: colocar su posición y mediar para lograr consensos. Pero eso no quita la posición de Ecuador y siempre hay una huella que corresponde a quien ejerce la Presidencia de un bloque.

De la UE-Celac saltarán a Washington para la Asamblea de la OEA. Y allí se elegirá a los jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Ecuador tiene un candidato: Patricio Pazmiño, actual presidente de la Corte Constitucional y usted ha hecho un fuerte cabildeo internacional.

Se da información que el Gobierno hace campaña a favor de Pazmiño. Todos los países hacen lo mismo. Tenemos el derecho de presentar nombres para esos organismos. Los gobiernos tratan de que sus candidatos sean los que finalmente sean escogidos. Pero lo ponen como si fuera antiético.

¿Por qué quiere Ecuador a alguien en la Corte luego de las críticas al Sistema Interamericano?

Creemos que la Corte cumple un rol más serio, objetivo, profesional. No tenemos ningún representante ahí. Y han dictado sentencias en contra del Estado y las hemos cumplido. Creemos importante que tengamos un representante, como todos los demás países.

¿Por qué Pazmiño?

Lo conozco desde hace muchos años. Tiene una trayectoria de defensa de los DD.HH. Litigó contra el Estado ante la CIDH en los 90. Es un hombre que ha dedicado su vida por los DD.HH. y hoy cumple un papel importante en el Estado. Se lo critica como amigo de Correa, pero lo proponemos porque corresponde que alguien de su calidad jurídica esté en la Corte.

Pero la Corte Constitucional es funcional al Ejecutivo.

Se ven las cosas así cuando una Corte o cuando la Asamblea…

La Corte Constitucional es algo muy diferente a la Asamblea...

La gente ha estado acostumbrada a entender los conceptos anteriores constitucionales. He tenido que dialogar con Pazmiño por la constitucionalidad de acuerdos internacionales y hemos tenido que hacer cambios por sus dictámenes.

También se puede pensar que el país necesita blindarse cuando lleguen casos que tocarían a este Gobierno, como la Ley de Comunicación, la cuestión indígena...

Entonces, para que nadie vaya a pensar que buscamos protección futura, no pongamos candidatos. Con ese criterio, todos los gobiernos están pensando en protegerse. Es una manera de autoflagelarnos. Nosotros ponemos candidatos para consolidar y fortalecer a través de juristas de muy buen nivel y de gente que defiende los DD.HH. y que también comprenda a nuestro país.

Ahí es cuando aparece la posición de que la Cancillería se ha ideologizado y dejado de lado a los diplomáticos de carrera que conocen los mecanismos internacionales.

Nosotros ejercemos la política internacional. No somos el ministerio de los profesionales internacionales. Tiene que ver necesariamente con el proyecto político que se llevaba adelante. Mantenemos una importante relación con países más allá de su política internacional, que no compartimos, pero tenemos una visión objetiva de nuestra existencia en el planeta.

Hemos diversificado nuestras relaciones. ¿Podemos decir que la política económica china es de izquierda? Cuando hablamos con ellos para llegar a un acuerdo comercial nos dicen ‘un TLC’. Eso no es de izquierda.

¿Eso no se contrapone con tantos compromisos y negocios con China?

Estoy hablando apenas un tema pequeño de la enorme relación con China. Con Corea del Sur tenemos una profunda relación y no es un país de izquierda, pero tenemos intereses que no son comunes pero que implican beneficio mutuo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (11)