28 de agosto de 2016 00:00

Michael Reid: ‘El próximo gobierno tendrá que ajustar la economía’

Michael Reid es un expositor en los asuntos de A. Latina y España sobre negocios y temas de política pública. Ha expuesto a la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU. y al Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes británica.

Michael Reid es un expositor en los asuntos de A. Latina y España sobre negocios y temas de política pública. Ha expuesto a la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU. y al Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes británica. Foto: Cortesía Michael Reid.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 32
Triste 4
Indiferente 6
Sorprendido 6
Contento 23
Sebastián Angulo
Redactor(I)

Entrevista a Michael Reid  quien escribe la columna ‘Bello’ sobre América Latina para The Economist. Desde hace algún tiempo, escribe sobre la región en el semanario de economía británico.

Este mes, The Economist Inteligence Unit presentó una lista de las peores economías del mundo, entre las cuales está Ecuador. ¿Cuáles han sido los factores para un decrecimiento tan pronunciado?

La respuesta fácil es: el fin del ‘boom’ de las materias primas combinado con errores de gestión económica en esos países.

Evidentemente, el ‘boom’ ayudó al crecimiento de Sudamérica y generó mucha inversión vinculada a los sectores de industrias extractivas. Pero varios países en la región cometieron el error de pensar que el ‘boom’ iba a durar siempre. Hubo acciones de gobierno en Venezuela, Argentina y Brasil que ahuyentaron la inversión porque no hay condiciones de confianza.

¿Y en el caso de Ecuador?

La recesión económica en Ecuador tiene que ver con la caída del precio del crudo, un dólar fuerte, etc. Sin embargo, aunque el presidente Correa no ha cometido los errores de Chávez en Venezuela -pues invirtió bastante en infraestructura- también es verdad que el gasto total del Estado se expandió casi 20 puntos del PIB. Me parece que se le fue la mano en la expansión de la burocracia. Eso no resultó sostenible en el nuevo mundo de materias primas más bajas.

El Gobierno sostiene que la situación de Ecuador solo es por factores externos.

Los factores principales son externos, pero eran previsibles y el Gobierno no previó que ningún ciclo es para siempre. Uno de los motores principales de crecimiento ha sido la inversión pública. Creo que la privada no fue incentivada.

¿La dolarización es un problema para enfrentar la actual recesión?

¿Por qué el presidente Correa no ha desmontado la dolarización? Primero porque le ha dado estabilidad económica y porque el sistema goza de alta popularidad. Ha tenido la virtud de actuar como una camisa de fuerza fiscal. Yo no tengo duda que Ecuador estaría enfrentando un ajuste mayor sin dolarización. Pero también el Presidente tiene razón cuando dice que la dolarización es una camisa de fuerza para la política económica porque exige tener exitosas políticas que apunten a la competitividad, a bajos costos internos, que no es tan fácil.

¿La recesión económica en Ecuador se hubiera evitado con ahorro?

Evidentemente. Ahí me parece que está el principal error. Si se hubiese ahorrado una parte de los ingresos petroleros en los años de vacas gordas se podían haber hecho políticas contracíclicas.

¿Ecuador vive una crisis?

Crisis es una palabra que prefiero evitar. Tres trimestres consecutivos de contracción de la economía es la definición normal de una recesión. Y creo que Ecuador sí está en una recesión. Ahora, vamos a ver cuán larga va a ser. El precio del petróleo ha subido un poco y hay discrepancias entre los analistas sobre sus proyecciones. El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronóstico una caída de más del 4% para este año, pero luego dijo que no va a ser de esa magnitud. Creo que hay demasiada incertidumbre aún.

¿Cuál es la salida? ¿Es de prever un ajuste brusco?

He visto esta película muchas veces en América Latina. Los presidentes populistas gastan sin freno y cuando entra un gobierno no populista enfrenta la necesidad de hacer un ajuste y lo tildan de neoliberalismo salvaje. Desde luego que quien sea el próximo presidente, sea Correa -tal vez por eso esté dudando en ser candidato- o sea otra persona va a tener que ajustar la economía para vivir con los recursos disponibles. El ajuste es simplemente un imperativo de la realidad. No es una política económica.

El Gobierno ha dicho que la economía del país está entrando en una etapa de recuperación. ¿Es así?

Yo pienso que sería prematuro decir eso. La reconstrucción financiada por préstamos blandos internacionales va a aportar a la economía. Pero lo principal es qué pasa con el precio del petróleo. Para Ecuador sería mejor un petróleo de más de USD 30 y eventualmente 60, pero dudo que se vaya a volver a los precios de la década pasada, porque ahora hay más oferta (de crudo).

¿Se debe considerar un programa con el FMI?

Ecuador enfrenta una necesidad de financiar su déficit fiscal cada año porque no lo puede hacer con la emisión inorgánica de dinero. Entonces, tiene que subir impuestos, bajar gastos o conseguir crédito. El déficit puede ser menor si el ingreso petrolero sube. Pero si no sube, cuáles son las otras opciones: China es una de ellas, pero con Venezuela se ve que el apetito chino por financiar déficits tiene un límite. Entonces, la fuente obvia es el FMI. Ahí hay una cuestión más política que económica. Yo pienso que sería muy difícil -por el orgullo del presidente Correa- acudir al FMI. Para otros, podría ayudar a Ecuador a suavizar el ajuste.

¿Por qué?

Yo creo que el FMI está consciente de su mala reputación en algunos países como Ecuador y supongo que un programa con el FMI no sería tan “salvaje”, como los opositores del Fondo argumentan.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (41)
No (8)