29 de marzo de 2017 00:00

Gustavo Noboa: ‘El país necesita un acuerdo nacional para salir adelante’

Gustavo Noboa Bejarano

Gustavo Noboa fue expresidente de la República desde el 2000 hasta el 2003. Foto: Archivo/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 386
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 100
Mónica Mendoza
Macroeditora (I)

Entrevista a Gustavo Noboa, expresidente de la República desde el 2000 hasta el 2003 

¿Cómo debe gobernar el nuevo presidente un país en crisis económica?
Nada funciona sin diálogo y sin saber escuchar. En esta época ha sido muy difícil el diálogo. Saber escuchar a todos los sectores es primordial, porque cada uno se siente golpeado económicamente. Una emergencia tiene que manejarse con honradez y sabiendo dónde invertir cada dólar, con dolor y sacrificio de todos los ecuatorianos.

¿Cómo se administra un país cuando el Presidente saliente asegura que ya terminó la recesión?

El próximo gobierno tiene que poner un síndico de quiebras que diga qué es lo que se ha despilfarrado, dónde están los gastos superfluos, las coimas. Y un fiscal decente y una Asamblea patriota.

¿Síndico de quiebra?

Es una frase de Camilo Ponce, que dijo ‘yo no soy síndico de quiebra’, es una persona que diga en qué estado se entrega el país. Tiene que ser gente del Estado que estudie y diga la realidad.

¿Cuáles son las acciones inmediatas que debe tomar el nuevo presidente?

Figurativamente, hay que poner en la Plaza de la Independencia un tanque con gasolina para quemar las leyes ridículas. Es un borra y va de nuevo. Hay que cambiar todo.

Eso no se puede hacer en los primeros 100 días.

Debe haber austeridad total en el primer mes. Hay que trasladar la economía familiar a la economía del Estado. Toda emergencia se maneja con la inteligencia, no con el corazón, no pensando en los intereses mezquinos de un partido, peor en intereses particulares. Un gabinete reducido, de 10 a 12 personas, decir adiós a los pipones, reducir el gasto. Darle confianza al país, y eso comienza en la casa.

Una vez que asuma el nuevo presidente, ¿el país debe ser declarado en emergencia económica?

El país fue declarado en emergencia hace diez años y se ha mantenido, por eso se han hecho obras sin licitación. Yo no hice emergencia, la que manejé fue una emergencia honrada, fiscalizada.

¿De dónde deben salir los recursos?

(El país) ha vivido en déficit presupuestario solventado con los créditos chinos. Tiene que sincerarse con China y ver las condiciones en las que podemos pagar, abrir el país a la inversión extranjera.

Quien gane la Presidencia encontrará un país dividido. ¿Cómo superarlo?

Hay que escuchar y hablar con todos los sectores. Yo me senté más de un año a dialogar con el sector indígena hasta que llegamos a acuerdos. No importa lo que dure, hay que hablar con agricultores, maestros, indígenas, no se puede decir ‘manejo un país solo con mi gente’. Hay que saber escuchar al otro, aunque no me guste lo que dice.

¿Eso implica que Guillermo Lasso o Lenín Moreno deben conversar con los perdedores?

Siempre es bueno sentarse a conversar con todas las partes que conforman el país, cada uno sabrá cómo lo hace.

¿Cuánto limita la toma de decisiones que el país esté polarizado?

Muy difícil. A mí me tocó un país muy difícil, coroneles presos por la revuelta, indígenas presos, periodistas que no podían hablar, un país en que se había perdido el dinero. Ese país pudo salir adelante solo con confianza. Una ciudad se quema en un día, levantar un país se hace en muchos años.

¿Cómo conseguir un acuerdo nacional para cohesionar a la sociedad?

En una mesa conversando, no creyendo que tienes la verdad. El país necesita un acuerdo nacional para salir adelante. Es un tema de patriotas, no de políticos. Invoco a la paz, que es un bien ético.

Hay dos posturas: Lasso que promueve el cambio y Moreno, la continuidad. ¿Cómo avizora el escenario con esas opciones ?

Si gana Lasso veo un posible cambio, Lenín está dependiendo de Glas y él depende de Correa, y Correa ya dijo que si alguien quiere cambiar algo él se va a quedar en el Ecuador para oponerse.

¿Qué tanto pesa el liderazgo de un Presidente?

El estilo es el hombre, pero no se gobierna solo sino con un equipo. El Presidente tendrá que rodearse de los mejores hombres, honrados, patriotas e inteligentes, experimentados y jóvenes. Si es Lenín, le deseo lo mejor, lo que no creo es que pueda sacudirse de Correa ni Glas, aunque hay un caso histórico.

¿Cuál?

Jaime Roldós que se sacudió de Asaad Bucaram; y le costó muelas, porque se creyó que era “Roldós a la Presidencia, Bucaram al poder”.

Perfil:
Gustavo Noboa fue expresidente de la República desde el 2000 hasta el 2003. Doctor en Jurisprudencia y catedrático universitario. Estuvo asilado en República Dominicana, tras una denuncia de León Febres Cordero.En el 2008 la Constituyente aprobó su amnistía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (1)