2 de February de 2015 20:32

‘Consulta’, un grito reiterado en divulgación de enmiendas

El colectivo Compromiso Ecuador participó en la difusión de las 16 enmiendas en Guayaquil. Foto: Erick Rosado / El Comercio.

El colectivo Compromiso Ecuador participó en la difusión de las 16 enmiendas en Guayaquil. Foto: Erick Rosado / El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 1
Indiferente 6
Sorprendido 1
Contento 83
Santiago Estrella
y Red. Guayaquil. 
sestrella@elcomercio.com (I)

Guayaquil fue la segunda parada de la gira que cumple la Comisión Ocasional de la Asamblea que elabora las enmiendas a la Constitución. El Aula Magna de la Universidad Católica de Guayaquil fue el lugar que se eligió para escuchar a distintos colectivos sobre las 16 enmiendas.

Pero no fue el ambiente ideal para los legisladores del oficialismo. No hubo, como suele ocurrir en las sabatinas -o a donde fuere el presidente Rafael Correa- los gritos de “reelección-reelección” como única consigna. Esta vez, las proclamas les resultaron adversas: “consulta-consulta”, se escuchaba desde las butacas.

Fue la respuesta que recibió el exdirigente de Izquierda Democrática, Dalton Bacigalupo, quien sostuvo que “este debate no puede permitirse ser interferido ni mediatizado. Adelante señor presidente con estas enmiendas”.

El Aula Magna estuvo dividida entre los que apoyan o rechazan las 16 enmiendas. Pero si se pudiera medir voces, predominaban aquellas que tenían reparos al proyecto reformador de Alianza País.

Daniel Avecillas, presidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador, se encontraba entre los que se manifiestas favorablemente. Y expresó su argumento: “por el proceso que tiene Correa, es oportuno que se acepte la reelección indefinida”, dijo.

Pero su criterio no fue compartido por una buena cantidad de asistentes. La organización que más fuerza tuvo en la denominada ‘socialización’ de las enmiendas fue el colectivo Compromiso Ecuador, que el año pasado presentó una pregunta ante el Consejo Nacional Electoral, pero que no prosperó porque, según la autoridad electoral, contenía una modificación a la Constitución de Montecristi.

Las pancartas de “73% queremos consulta”, consigna de esta agrupación, se levantaron durante la sesión. Y entre ellos estuvo César Monge, presidente nacional del movimiento Creo, del excandidato presidencial Guillermo Lasso.

Francisco Jiménez, Roberto López y Milton Castillo hablaron a nombre de Compromiso Ecuador, para quienes solo la consulta popular otorgaría el carácter democrático a las enmiendas. Según Jiménez, exgobernador del Guayas, “el mayor peligro es implementar un sistema de reelección indefinida sin consultar al pueblo”.

No fue, sin embargo, solo una acción política de los grupos que el oficialismo denomina “restauración conservadora”. De hecho, el momento más polémico fue la presencia de Diego Borja, exministro coordinador de la política económica y expresidente del directorio del Banco Central en los albores de la revolución ciudadana.

Ese fue su castigo: el abucheo por haber sido y ya no ser por parte de quienes apoyan a Alianza País. Su argumento se fundamentó en los orígenes de este Gobierno: “cuando iniciamos la revolución ciudadana pedíamos un Ecuador diferente”. Por ello, destacó que la consulta es algo imprescindible porque “si el pueblo ecuatoriano está de acuerdo con la tesis de Correa que lo exprese en las urnas y así ganamos todos”.

No desconoció la figura de Rafael Correa como líder de un proceso político en el país, pero sí llamó a defender los mecanismo ya existentes en la Constitución para cambiarla. Y esta es la consulta popular.

De las Fuerzas Armadas 

Si bien la reelección indefinida para toda autoridad de cargo popular fue la prioridad en la deliberación de ayer, los cambios en las funciones de las Fuerzas Armadas para apoyar las tareas de la Policía en la seguridad interna, fue otro punto álgido de la discusión.

El exalmirante, Carlos Donoso, sostuvo que utilizar a miembros de FF. AA. en tareas policiales puede provocar graves violaciones a los derechos humanos, por lo que consideró que en todo caso debería aumentarse el número de miembros de la Policía.

La subcoordinadora de la Defensoría Comunitaria, Jenny Pinto, se mostró preocupada porque el modo de persuadir y disuadir militar difiere en mucho del de la Policía.

Sin embargo, el profesor de la Universidad Católica, Xavier Aguirre, apoyó la inclusión de las Fuerzas Armadas en la seguridad interna y asegura que es un buen primer paso para controlar la delincuencia.

El presidente de la Comisión, Juan Carlos Cassinelli, explicó que la enmienda es un derecho y un mecanismo útil para adaptar la Constitución a las nuevas realidades del país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (2)