20 de julio de 2017 20:39

Enfrentamiento expone presencia de cárteles de la droga en la Ciudad de México

Miembros del ejercito mexicano vigilan la zona urbana de Tláhuac donde se realizó un operativo hoy, jueves 20 de julio de 2017, en Ciudad de México (México). Foto: EFE

Miembros del ejercito mexicano vigilan la zona urbana de Tláhuac donde se realizó un operativo hoy, jueves 20 de julio de 2017, en Ciudad de México (México). Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Agencia EFE
México

La muerte de ocho narcotraficantes en un enfrentamiento con una patrulla de la Marina mexicana pone en evidencia la presencia del crimen organizado en la Ciudad de México, cuyo Gobierno ha negado.

El enfrentamiento, ocurrido en las calles de un barrio de la demarcación de Tláhuac en el sureste de la capital, dejó un saldo de ocho narcotraficantes muertos, incluido su presunto líder, Felipe de Jesús Pérez, 'el Ojos'.

"La Ciudad de México se había mantenido, hasta cierto punto, blindada y resulta que parece totalmente vulnerada", comentó el periodista Ricardo Ravelo, especialista en temas de defensa y narcotráfico.

La Secretaría de Marina aseguró a la prensa que el enfrentamiento en Tláhuac comenzó cuando miembros de un grupo criminal dispararon contra una patrulla de la institución que acompañaba un operativo de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) y de la Policía Federal.

Las autoridades consideran a Pérez la cabeza de una organización extremadamente violenta que opera en las demarcaciones Tláhuac e Iztapalapa dedicada a la extorsión, los secuestros y la venta de drogas, además de estar vinculada a más de 50 asesinatos.

Pérez operaba su organización criminal al menos desde 2012 y ha sido vinculado por las autoridades con medio centenar de asesinatos, entre ellos el de un comandante de la Fiscalía del Estado de México ocurrido en febrero de 2016.

A la banda criminal de Pérez se le señaló como la distribuidora de drogas en el sur y el sureste de la Ciudad de México y también la más activa en instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A mediados de año, las autoridades universitarias denunciaron la venta de drogas en el campus y pidieron a las autoridades tomar medidas para erradicarla y combatir a las organizaciones criminales responsables.

El jefe del Gobierno de la capital, Miguel Ángel Mancera, y sus funcionarios de seguridad se han empeñado durante su administración (2012-2018) en negar que los cárteles del narcotráfico operen en la Ciudad de México.

En junio pasado, Mancera aseguró que las autoridades tenían informes sobre delincuencia y venta de drogas en instalaciones de la UNAM pero rechazó que se tuvieran indicios de operaciones de cárteles en la zona.

El ataque de este grupo de narcotraficantes a la Marina "confirma que la Ciudad de México sí es un asiento de cárteles, a diferencia de lo que opina Mancera", aseguró Ravelo.

El enfrentamiento de Tláhuac ha sido el hecho más reciente de violencia en la capital, que se había mantenido parcialmente distanciada de la violencia del narcotráfico que afecta a otros estados del país.

Ravelo consideró posible que se pretenda minimizar los hechos de violencia como el ocurrido hoy en Tláhuac porque la Ciudad de México era "la única zona del país que quedaba sin ser vulnerada por el crimen organizado".

En mayo de 2013, pocos meses después de entrar Mancera en funciones, 13 jóvenes del barrio de Tepito fueron secuestrados en un bar de la capital y sus cadáveres hallados tres meses después en un terreno baldío del Estado de México.

Empresarios y comerciantes de diversas zonas denunciaron el aumento de robos y extorsiones, además de secuestros exprés y cobros por protección, lo que llevó a las autoridades a tomar medidas para combatir esas prácticas.

En mayo de 2017, la PGR capturó en un edificio de lujo de la céntrica colonia Anzures de la Ciudad de México a Dámaso López, 'el licenciado', considerado sucesor del capo Joaquín 'el Chapo' Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, extraditado a Estados Unidos en enero pasado.

La PGR advirtió desde 2012 de la actividad de "células" de los cárteles en la capital, y datos de la agencia para el control de drogas de Estados Unidos (DEA) apuntan a una mayor presencia de estas organizaciones.

En la Ciudad de México, destacó Ravelo, operan principalmente el cártel del Golfo, el cártel de Sinaloa y los Zetas.

Los Zetas controlan la Central de Abastos; el cártel del Golfo domina la zonas de Tepito, conocida por el comercio informal, Tláhuac y el municipio de Nezahualcótl del vecino Estado de México, y el de Sinaloa controla el Aeropuerto, principalmente, señaló el experto.

En un reflejo de la negación de la realidad por parte del Gobierno capitalino, Mancera reprodujo en su cuenta de Twitter un aviso de Protección Civil sobre la activación de la alerta amarilla en Iztapalapa, Tláhuac, Milpa Alta y Xochimilco, pero no por la actividad criminal, sino por las lluvias que han caído en estos días en la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)