28 de abril de 2016 19:55

Empresariado reitera su rechazo al incremento de impuestos a gaseosas y bebidas azucaradas

Para las cámaras empresariales, el incremento de los tributos significará, solo en la industria embotelladora, la pérdida de más de 1 500 puestos de trabajo. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Para las cámaras empresariales, el incremento de los tributos significará, solo en la industria embotelladora, la pérdida de más de 1 500 puestos de trabajo. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 16
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 65
Washington Paspuel

El empresariado reiteró este jueves 28 de abril su rechazo a las reformas tributarias contenidas en la Ley Orgánica de Equilibrio de las Finanzas Públicas. Esta fue publicada en el Registro Oficial el mediodía de este jueves, luego de que fuera aprobada dos días antes, el martes 26, por la Asamblea Nacional. La reforma tuvo ligeras modificaciones, relacionadas con mecanismos para incentivar el consumo y la producción.

Los empresarios se pronunciaron sobre las repercusiones de la Ley a través de un comunicado firmado por la Federación Nacional de Cámaras de Comercio, y la Federación de Cámaras de Industrias del Ecuador. Al respecto, ambos gremios consideran que los efectos de la reforma incidirán negativamente sobre la actividad económica, que se traducirá a su criterio en una mayor agudización “de la crisis que enfrenta el país”.

Las cámaras consideran que el incremento de impuestos a las bebidas azucaradas, gaseosas, jugos, y cervezas industriales, entre otros ítems considerados en la Ley ponen en riesgo el trabajo de alrededor de 12 000 tenderos, “pues las ventas que realizan corresponden en más del 70% a colas, cervezas, y demás productos”. Acotan que aquello afectará a negocios familiares. “Implicaría arriesgar la seguridad económica de más de 4 000 personas”.

Según una explicación del Servicio de Rentas Internas, con los nuevos impuestos el Gobierno preveía recaudar USD 335 millones este 2016; y otros USD 492 millones, en el 2017.

Para las cámaras empresariales, sin embargo, el incremento de los tributos significará tan solo en la industria embotelladora la pérdida de más de 1 500 puestos de trabajo. “Sus ventas se verían reducidas en no menos de USD 15 millones anuales”.

La Ley apunta particularmente a gravar con un impuesto más alto a las gaseosas y a un grupo de bebidas azucaradas. Así, estos productos deberán pagar un impuesto según la cantidad de azúcar.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas se sumó al rechazo de la aprobada ley. El gremio consideró que, según su análisis, solo en el sector cañicultor se perderán 1 700 puestos de trabajo; y otros 1 400 más en las empresas embotelladoras. Según el gremio, el incremento de impuestos a las bebidas azucaradas, gaseosas y cervezas afectará a las pequeñas tiendas, “porque el 60% de su negocio gira en torno a estos productos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (5)