11 de julio de 2017 08:12

10 emergencias se registraron en Quito, a inicios de julio, por los fuertes vientos 

Según el Instituto Nacional de Metereología e Hidrología (Inamhi) los vientos que se han presentado durante los últimos días han alcanzado una velocidad de hasta 30 kilómetros por hora. Foto: Eduardo Terán/EL COMERCIO

Según el Instituto Nacional de Metereología e Hidrología (Inamhi) los vientos que se han presentado durante los últimos días han alcanzado una velocidad de hasta 30 kilómetros por hora. Foto: Eduardo Terán/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 5
María Belén Merizalde

Durante la primera semana de julio se presentaron 10 emergencias relacionadas con los fuertes vientos que se registraron en la capital, característicos de la época de verano.

Christian Rivera, director del COE Metropolitano, informó hoy, martes 11 de julio, que una mujer y una niña resultaron heridas luego de que una pancarta y las ramas de un árbol cayeran sobre ellas respectivamente.

Así también un torbellino provocó que el techo de una casa ubicada en la parroquia Pomasqui se desprendiera. El resto de emergencias tuvieron relación con la caída de árboles sin afectar a personas ni bienes materiales.

Durante el primer monitoreo que realizó el Municipio se evidenció que alrededor de 600 árboles que se encuentran en el espacio público deben recibir mantenimiento inmediato para evitar que se desplomen en caso de fuertes ráfagas.

Rivera recordó que los propietarios de inmuebles en donde se encuentren arbustos en mal estado son los únicos responsables de realizar la tala oportuna. "En esos casos el Municipio no puede intervenir, pero es necesario que la ciudadanía tome conciencia al respecto para evitar futuros accidentes", dijo.

El funcionario recomendó apuntalar adecuadamente los techos de zinc o de otros materiales que podrían desprenderse. Así también señaló que se deben retirar objetos que suelen estar colocados sobre el techo como ladrillos y llantas, pues con las ráfagas de viento estos podrían levantarse y caer sobre personas.

Según el Instituto Nacional de Metereología e Hidrología (Inamhi) los vientos que se han presentado durante los últimos días han alcanzado una velocidad de hasta 30 kilómetros por hora.

Un total de 2 000 funcionarios municipales participarán en el plan de prevención y respuesta en época seca. Su objetivo será evitar la pérdida de vidas humanas, daños materiales y lesiones en el medio ambiente producidos por los efectos climáticos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)