27 de abril de 2016 00:00

3 embajadores recorrieron Pedernales

El embajador de EE.UU., Todd Chapman, inspecciona una vivienda de Pedernales con el viceministro Diego Fuentes y el coronel Patricio Carrillo. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El embajador de EE.UU., Todd Chapman, inspecciona una vivienda de Pedernales con el viceministro Diego Fuentes y el coronel Patricio Carrillo. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Javier Ortega
Desde Pedernales

Los embajadores de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido recorrieron ayer (26 de abril) Pedernales, una de las ciudades más golpeadas por el terremoto que sacudió la costa norte del país el 16 de abril. El viceministro del Interior, Diego Fuentes, guió a los diplomáticos por las zonas más devastadas.

“No he visto nada igual. He trabajado en Afganistán, Mozambique, África. He visto muchas cosas, pero aquí el desastre es enorme”, admitió el embajador de EE.UU. en Ecuador, Todd Chapman, luego de observar los daños que provocó el sismo en el cantón manabita.

Patrick Mullee, de Gran Bretaña, también se mostró impresionado por la devastación que dejó el sismo de 7.8 grados. En una entrevista con este Diario, Mullee relató que había visitado hace un año el cantón. “Ver el cambio de ahora es bastante triste”.

Tres técnicos especializados en destrucciones sísmicas llegaron con esta delegación internacional. A simple vista, los expertos aseguraron que la destrucción de la ciudad se debió posiblemente a las construcciones de tipo artesanal que predominaban en Pedernales.

“Hay muchas preguntas sobre los materiales empleados. La arena utilizada parece ser de mar. Eso incidió en la caída de los inmuebles. Y muchos (eran) edificios irregulares. Plantas con muros que luego se transformaron en plantas con columnas”, comentó Anna Pavan, la técnica británica.

Los peritos extranjeros trabajarán con las autoridades locales y recorrerán las edificaciones colapsadas. No tienen fecha de regreso.

Ayer, minutos antes de que iniciara el recorrido, el teniente coronel Patricio Carrillo, comandante del Distrito de Policía de Pedernales, resumió a los embajadores el trabajo realizado por los organismos de socorro desde que se reportó la emergencia.

Dijo, por ejemplo, que 700 uniformados fueron asignados al cantón para controlar el orden público y vigilar los locales comerciales. El mayor contingente es joven, principalmente aspirantes a la Policía. Pero aclaró que habrá un relevo con uniformados de unidades especializadas, como la Dinapen, Antinarcóticos y de la Policía Judicial.

Las autoridades intentan que los lugareños vuelvan a Pedernales y se reactive la economía. 220 comerciantes han reabierto ya sus locales. No hay cifras oficiales que aclaren cuántos establecimientos operaban en el cantón antes de la emergencia, según Gabriel Alcívar, alcalde de Pedernales. Él también caminó con Chapman, Mullee y Marianick Tremblay, embajadora de Canadá.

Carrillo les comunicó que la Policía designó agentes mujeres para resguardar los albergues que se levantaron en Pedernales tras el evento sísmico, pues se quiere evitar posibles abusos contra niños y mujeres damnificados.

Datos de la Secretaría de Gestión de Riesgos refieren que en esta localidad hay 5 955 personas albergadas. Además, en el cantón se registraron 167 fallecidos de los 655 que ocasionó el terremoto. Seis personas continúan desaparecidas. Y, por ahora, el 50% del servicio de energía eléctrica no ha sido restablecido.

La gente teme que luego de unas semanas o meses la ayuda deje de llegar. Pero Chapman señaló que “la comunidad internacional no va a olvidar al pueblo ecuatoriano”. “Estaremos aquí para apoyarlos”.

El Embajador de EE.UU., quien ya visitó Manta y Portoviejo la semana pasada, dijo que continuará recorriendo los territorios afectados.

Ayer (26 de abril) por la mañana, poco antes de las 09:00, un grupo de 30 aspirantes a la Policía barrió la plaza central de Pedernales. Fue el primer grupo en realizar esa tarea. El capitán Nelson Zapata comentó que estas labores se ejecutarán indefinidamente, pues es una forma de colaborar con la población y levantar la ciudad.

A esa misma hora, funcionarios del Municipio recuperaban documentos y equipos del edificio donde operaba el Cabildo. El inmueble de cinco pisos quedó de pie, pero la estructura interna colapsó. Por ahora, la dependencia, en la que trabajan unas 160 personas, atiende provisionalmente detrás del Colegio María Auxiliadora. Los trámites se reiniciaron tres días después del terremoto.

En estos días, la gente ha solicitado sobre todo vituallas y mantenimiento y limpieza.

El servicio de recolección de basura se ha normalizado en las últimas horas con cuatro camiones por la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)