26 de abril de 2015 09:03

Embajador de España volverá “en las próximas horas” a Venezuela

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (a la izquierda), ha afirmado hoy que el propósito de España "no es en absoluto" romper relaciones diplomáticas con Venezuela y ha añadido que para el país latinoamericano desea "estabilidad d

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (a la izquierda), ha afirmado hoy que el propósito de España "no es en absoluto" romper relaciones diplomáticas con Venezuela y ha añadido que para el país latinoamericano desea "estabilidad democrática y prosperidad económica". El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó al Gobierno de España de "apoyar el terrorismo" en el país así como de formar parte de una "conjura internacional" que buscaría derrocarlo, "agresión" contra la que aseguró, está preparando una respuesta "muy contundente". Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

El embajador español en Caracas volverá a la capital venezolana “con toda probabilidad, en las próximas horas”, después que el presidente de ese país sudamericano, Nicolás Maduro, hiciera unas declaraciones rebajando la tensión con España, anunció este domingo el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.


“Cuando las circunstancias son normales se actúa con normalidad y, por tanto, con toda probabilidad, el embajador volverá en las próximas horas”, afirmó García-Margallo a su llegada a Nueva Delhi en declaraciones retransmitidas por los medios españoles.

El ministro español dijo que después de que el presidente Maduro dijera que las relaciones entre ambos países van a conducirse “desde el respeto mutuo”, su país está más que encantado de “recoger ese guante”.

“Si quieren mi mano, la tiendo también, aquí está”, dijo el sábado el jefe de Estado venezolano en una intervención en radio y televisión. “Pronto nos vamos a ver en la cumbre al UE-América Latina. Espero no tener que llegar con las lanzas”, agregó.


Normalización “a toda velocidad”

Maduro y el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, coincidirán con toda probabibilidad en la cumbre de la Unión Europea con Latinoamérica y el Caribe, que se celebrará el 10 y 11 de junio en Bruselas.

“Ayer (viernes) hubo unas declaraciones del gobierno español que dice que está dispuesto a tener buenas relaciones con el gobierno legítimo, constitucional, bolivariano, revolucionario, que yo presido, y yo le digo, bienvenido, tengamos buenas relaciones, pero en base al respeto, usted me respeta, yo lo respeto, señor Rajoy”, añadió el mandatario venezolano.

Maduro se refería a las declaraciones de la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmando que Madrid desea “mantener las mejores relaciones posibles con el gobierno de Venezuela”.

“Siempre dije que en ningún momento era partidario de continuar una escalada que no beneficiaba ni a Venezuela ni a España, pero que tampoco estábamos dispuestos a tolerar afrentas serias que atentasen a nuestra dignidad nacional”, afirmó García-Margallo este domingo.

Tras el nuevo giro, “tomaremos las decisiones para normalizar las relaciones (con Caracas) a toda velocidad”, añadió el jefe de la diplomacia español que quiso “ públicamente agradecer a los países amigos que han contribuido a mejorar el clima y a disipar malos entendidos”, en lo que parece una referencia a Brasil y Ecuador, tras el paso por Madrid del vicepresidente brasileño, Michel Temer, y del canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.


Calificativos intolerables

España había llamado a consultas el pasado miércoles a su embajador en Caracas, Antonio Pérez Hernández, como protesta por unas declaraciones del presidente venezolano acusando al jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, de apoyar una “conjura” internacional para derrocarlo.

“Los calificativos que utilizan las autoridades [de Caracas], nunca el pueblo venezolano, son absolutamente intolerables”, dijo entonces el jefe de la diplomacia española, al anunciar esta retirada, la primera de un embajador español desde que el actual gobierno conservador llegó al poder en 2011.

Las declaraciones de Maduro se sumaron a una petición en el parlamento venezolano de declarar persona “non grata” al exjefe del gobierno español Felipe González, que ha aceptado defender a los líderes opositores venezolanos encarcelados Leopoldo López y Antonio Ledezma.

Una semana antes, España había convocado al embajador de Venezuela en Madrid, Mario Isea, para trasmitirle su rechazo por los “insultos y amenazas” de Maduro. A raíz de una declaración del Parlamento de Madrid pidiendo la liberación de López y Ledezma, éste calificó de “racista” al jefe del ejecutivo español.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)