13 de December de 2010 00:00

Elogio de la ficción

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Fabián Corral B.

‘Elogio de la literatura y la ficción”, el discurso pronunciado por Mario Vargas Llosa con ocasión de recibir el premio Nobel, es un documento altivo, enriquecedor y polémico, que transita por lo afectivo, lo político y lo literario; que alude al torbellino de la sociedad moderna y que, al tiempo, reafirma el valor de la nostalgia, la función de las ideas, la trascendencia de la imaginación y la tarea de los contadores de historias. Que plantea el necesario debate entre la literatura libre y la sometida, entre la novela y la propaganda. Es un alegado en pro de la libertad, del derecho a pensar, a escribir y a decir, y es breve y certero dardo en contra de quienes, agazapados en el poder, se empeñan, como los viejos inquisidores, en arrebatarnos la palabra, silenciar la crítica, y entronizar la voz del “único”. Es un flechazo elegante y agudo en contra de los que le tienen miedo a la ficción, de los que saben que una sociedad a la que se quita la capacidad de soñar, y en donde se penaliza disidencia, es el reino ideal de las dictaduras.

“No debemos dejarnos intimidar por quienes quisieran arrebatarnos la libertad que hemos ido conquistando en la larga hazaña de la civilización”, dijo Vargas Llosa. Y afirmó: “Defendamos la democracia liberal, que, con todas sus limitaciones, sigue significando el pluralismo político, la convivencia, la tolerancia, los derechos humanos, el respeto a la crítica, la legalidad, las elecciones libres, la alternancia en el poder, todo aquello que nos ha ido sacando de la vida feral' a la hermosa y perfecta vida que finge la literatura”. Y señaló algo que debería sonar largamente en los oídos de la gente que trabaja en confundir patria con partido, patria con caudillo: “La patria no son las banderas ni los himnos, ni los discursos apodícticos sobre los héroes emblemáticos, sino un puñado de lugares y personas que pueblan nuestros recuerdos y los tiñen de melancolía, la sensación cálida de que, no importa donde estemos, existe un hogar al que podemos volver”.

Al tiempo que Vargas Llosa hacía esta defensa de la libertad, la literatura y la ficción, el gobierno comunista de China calificaba al otorgamiento del Nobel de la Paz al disidente y preso político Liu Xiaobo, como “teatro político que no hará vacilar nunca la determinación del pueblo de China en el camino al socialismo'” Es decir, el viejo cuento del socialismo como excusa para apresar, negar los derechos y enterrar las libertades. El poder arrogante ante el valor de la palabra. El miedo a la discrepancia. La audacia del totalitarismo, ante la serena afirmación de la condición humana. Y todo ello en medio del vergonzoso silencio de organizaciones de derechos humanos, ONG, y otros personajes al estilo, que hacen de agentes del totalitarismo. Silencio y complicidad, politización del discurso de la dignidad humana. Contrastes de este tiempo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)