21 de agosto de 2016 09:06

La eliminación de visas en Ecuador atrajo a extranjeros de Asia y África

Decenas de extranjeros se reúnen en una mezquita. Muchos llegaron tras la apertura de fronteras. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Decenas de extranjeros se reúnen en una mezquita. Muchos llegaron tras la apertura de fronteras. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 217
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 12
Contento 33
Fernando Medina

Saludan en árabe. Se abrazan y se besan en la mejilla tres veces. Con los pies descalzos se arrodillan y colocan su frente en el piso. Es una reverencia a Alá, su dios. En países de Oriente Medio esa ceremonia es común entre ellos, pero en Ecuador solo se puede ver en el norte de Quito, en su centro islámico. Allí, cada viernes asisten unos 200 extranjeros.

Llegan desde las 13:00 para recibir la prédica de Aclnan Sayah, que dirige la mezquita.

La mayoría es árabe, pero también hay personas de Turquía, Pakistán, Afganistán, Jordania, Palestina, Egipto...

Cada vez son más. Por eso ampliaron el centro. Osman Sonmez es turco y va a la mezquita desde hace dos años, cuando aterrizó en Ecuador.

Desde entonces dirige el Centro Cultural de Turquía en Quito y conoce que cada año llega más gente de su nación.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) corrobora aquello, pues en su registro de migración se ve cómo desde el 2008 se eleva la cantidad de migrantes turcos.Lo mismo sucede con los viajeros de 20 países de Asia y África.

Todo coincide con la eliminación de visas de turismo y la apertura de fronteras que el Gobierno anunció ese año. El presidente Rafael Correa decía “todos son bienvenidos”.

De hecho, los extranjeros que han llegado al país reconocen que el libre acceso es una de las razones por las cuales el país se vuelve un destino atractivo para vivir.

Pero Ecuador también sintió problemas con las mafias que comenzaron a traficar migrantes a partir de la eliminación de visas. Por eso, desde septiembre del 2010, comenzó a pedir ese documento a nueve países.

Mahmoud Anees es de Egipto y llegó al país hace un año y medio. No conocía Ecuador hasta que un amigo que ya residía aquí le contó que había una oportunidad de trabajo.

Dice que averiguó la documentación y se dio cuenta que no le exigían visa. Llegó solo pero luego de un año trajo a su madre, esposa e hija.

Ahora todos están regularizados y trabajan en el centro islámico. Allí dan clases de árabe y hacen traducciones.

Es fácil identificar a quienes llevan poco tiempo en el país. Aún no dominan el español y responden con frases cortas o monosílabos. Abdelrahma es uno de ellos. El viernes vestía una túnica café y contó que hace 11 meses tomó un vuelo desde su país hasta Brasil. A esa nación no pudo entrar pues le exigían una visa.

Pero no le importó, porque su destino era Ecuador. Ahora quiere vivir aquí. Él se enteró de este país por un amigo que viajó un año antes.

En la Asamblea de Montecristi del 2008 se aprobaron las figuras de la ciudadanía universal y de libre movilidad. Con ello se garantiza que “ningún ser humano” sea considerado “ilegal”.

En esa ocasión, la oposición advertía que por esos principios el país se “iba a inundar de miles de personas”. Así lo recuerda María Augusta Calle, presidenta de la Comisión de Soberanía de la Asamblea Nacional. Sin embargo, para ella esto no ha ocurrido. Lo mismo piensa Fernando Bustamante, miembro de esa Mesa.

El asambleísta dice que el país ha ganado con la llegada de extranjeros porque “se incrementa la riqueza”. Además, explica que la apertura de fronteras no es lo único que atrae a los extranjeros. Dice que la situación económica también llama la atención. No obstante, esa figura generó polémica en las últimas semanas por la presencia de haitianos y cubanos sin documentos que intentaban pasar a EE.UU. irregularmente.

En Quito, los extranjeros están asentados principalmente en el norte y sur de la ciudad. Este Diario los encontró en cinco barrios. Por ejemplo, Samir, un sirio que llegó a Ecuador hace dos años, trabaja en un restaurante libanés del norte. El jueves contó que salió de su país hace seis años y se radicó en Venezuela. Pero por la crisis de esa nación vino a Ecuador, siguiendo el consejo de unos amigos que llegaron primero. “Acá estoy mejor y no me pidieron visa”.

El dueño del restaurante en donde él trabaja es de Líbano y llegó al país hace unos tres años. Él también vivía en Venezuela pero por la crisis decidió traer su negocio. Además, tenía familia en Ecuador. Ahora, en el local trabajan venezolanos, libaneses y sirios.

Estos últimos salieron de su país por la guerra. El mismo Samir ha perdido a primos. Por eso, solicitó el refugio.

De hecho, los conflictos bélicos son una de las principales razones por las cuales las personas de Oriente Medio abandonan sus naciones. Así lo corrobora Sonia Aguilar, representante del Comisionado de las Naciones Unidas (Acnur). Explica que en Ecuador hay cerca de 5 000 refugiados de 70 nacionalidades. Entre ellas están personas de “países tan lejanos como Afganistán”.
Said es de esa nación. Llegó al Ecuador hace seis años. Él tiene refugio y vive con sus padres y tres primos. Todos huyeron de la guerra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (56)
No (21)