16 de mayo de 2016 12:00

Elecciones en Perú: Virtudes y defectos de Keiko Fujimori y Pedro Kuczynski

Los candidatos a la presidencia de Perú, Keiko Fujimori y Pedro Kuczynski, han incrementado sus campañas previo al balotaje.

Los candidatos a la presidencia de Perú, Keiko Fujimori y Pedro Kuczynski, han incrementado sus campañas previo al balotaje.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 1
Infobae - Red de Noticias Albavisión

A tres semanas de la segunda vuelta, las encuestas muestran un escenario de paridad total. El duelo entre el carácter de la hija del ex presidente y el perfil técnico del economista.

El ballotage peruano se dirige a un final de fotografía. Voto a voto, los candidatos Pedro Pablo Kuzcynski (PPK) y Keiko Fujimori pugnan por llegar al Gobierno en el balotaje que se celebrará el próximo 5 de junio.

Ambos buscan convencer a los indecisos que se redujeron del 19% al 14%, según el último sondeo de Datum. Una brecha que se ha ido reduciendo con el transcurrir de los días.

En estos momentos, las prioridades de sus campañas se centran en reflejar liderazgo y un discurso articulado, sobre todo en las regiones donde resultaron desfavorecidos en primera vuelta.

En medio de maratónicas giras, promesas y anuncios, la sorpresa llegó esta semana. De acuerdo a las cifras arrojadas por la encuestadora Datum, los aspirantes a la presidencia se encuentran empatados con el 50% de los votos válidos en un simulacro de sufragio. A esta altura y con este escenario de infarto, para el politólogo Víctor Andrés Ponce lo más importante es el rediseño de la estrategia: "Keiko ha logrado ordenar sus filas a nivel interno, mientras que PPK ha desconcertado al no tener un equipo sólido, estable. Pero cualquier cosa puede pasar. Cada detalle o gesto político es gravitante. Debemos ser prudentes. Todo está por escribirse. Falta un capítulo más", le dijo a Infobae.

Carácter vs. Técnica

En los sondeos también se precisan datos interesantes. La población electoral considera que Keiko Fujimori tiene más carácter para liderar, se identifica más con los pobres, conoce mejor las necesidades del país y posee un alcance mayor en la clase media. Pero quien genera más confianza es PPK, de 77 años, además de tener un respaldo técnico, una aspecto que es muy reconocido por los votantes.


Las promesas también cuentan. En la problemática de la inseguridad, que mortifica a millones de peruanos, ambos prometen mano dura: PPK promueve una reforma para acumular las penas por diferentes delitos, mientras la hija del ex presidente Alberto Fujimori apuesta por convocar a las Fuerza Armadas para cuidar las instituciones públicas y pedir a los reservistas que participen activamente en contra de la delincuencia.

Con respecto a temas sensibles como el aborto, la candidata de Fuerza Popular se muestra más conservadora y asegura ser una defensora de la vida. En esa misma línea, PPK condena esta práctica pero su muestra tolerante en los casos de violación.

Qué dicen los expertos

Detestada y querida, Keiko Fujimori del partido "Fuerza Popular", busca reivindicar a su padre, que purga condena en cárcel por distintos delitos como presidente.

Sus detractores no pierden la oportunidad de recordarle las violaciones de los derechos humanos y la corrupción enquistada durante el gobierno de su padre. Para Ponce, "el antifujimorismo existente ha construido al fujimorismo". Es decir, su debilidad se ha convertido en cierta fortaleza.

"No le quieren reconocer una oportunidad. Ella ha demostrado un mayor liderazgo, una mayor eficacia para sortear las pugnas internas. Es el antifujimorismo el que está construyendo una posibilidad para Keiko", aseguró Ponce.

En las últimas semanas, PPK ha debido lidiar con riñas internas dentro de su agrupación. Las peleas ventiladas públicamente entre sus colaboradores Salvador Heresi, Martín Vizcarra y Alfredo Thorne lo llevaron a reemplazar a los portavoces del partido.

Incluso, sus ausencias durante la campaña y el inesperado viaje a Estados Unidos para resolver temas personales también lo han perjudicado. Sin embargo, según el experto en temas electorales Dieter Columbus, Kuzcynski aún puede retomar el sendero para llegar al sillón presidencial por su trayectoria intachable, que incluye su desempeño como jefe de Planificación y Política en el Banco Mundial.

"Es una persona con experiencia, un tecnócrata de lujo. Sin embargo, PPK no debería ocuparse de los problemas menudos. Debe hacer propuestas. Es ahora cuando debe proyectar una imagen de estadista", aseguró Dieter a este medio.

En busca de fortalecer su armado de cara a la segunda vuelta, PPK cerró alianzas con alguns de los rivales que había criticado con dureza durante la campaña hacia las elecciones generales, lo que también abrió interrogantes sobre su coherencia.

Incluso muchos analistas consideran que la participación del candidato de "Peruanos por el Cambio" se ha concretado en esta segunda vuelta por un escenario circunstancial, tras el retiro a último momento del independiente Julio Guzmán de la contienda electoral, debido a una decisión del Jurado Nacional de Elecciones.

Los votos de la ex candidata del nacionalismo, Verónica Mendoza, también han migrado a las filas de PPK para el balottage..

¿Qué sucede con Keiko? Con 19 años se convirtió en la "primera dama" durante el gobierno de su padre. Luego fue sometida a diversos cuestionamientos debido a la renuncia de su padre desde Japón y el destape de los delitos durante su mandato. Pero Keiko decidió luego estudiar en el extranjero y empezó una carrera en el ámbito empresarial. En el 2006, se lanzó a la política y obtuvo una banca en el Congreso. En el 2011 se postuló a la presidencia y perdió frente a su contendor, el actual mandatario Ollanta Humala. Ahora busca la revancha. Reivindica el papel de su padre en la lucha contra el terrorismo y trata de minimizar las acusaciones de antidemócratica.

Apoyos para sumar lo que carecen


Mientras Keiko busca un respaldo técnico, Pedro Pablo Kuchinski busca posicionarse como lider político.

El mundialmente conocido Hernando de Sato y el economista peruano Elmer Cuba se han sumado a la campaña de la líder de Fuerza Popular con el propósito de generar una imagen distinta.

"Han sido apoyos técnicos, de perfil comunicacional. Es el respaldo de una experiencia previa", precisó Dieter.

En el caso de PPK, el ex fiscal supremo Avelino Guillén -quien precisamente tuvo un importante papel en el juicio contra Alberto Fujimori- se ha convertido en el nuevo pilar de dicha agrupación.

"Guillén es el hombre fuerte en el tema anticorrupción. Sin embargo, se están equivocando en cómo lo están presentando. Lo están encasillando. Eso se debe a que PPK intenta liderar el antifujimorismo", dijo Dieter.

Urbano vs rural

El fujimorismo ostenta un voto "duro" inconmovible a nivel nacional. No obstante, los últimos sondeos muestran que mientras PPK está perdiendo fuerza en Lima -su bastión electoral- recupera votos en el sector rural, precisamente en el oriente y norte del país.

Sin dudas,un mapa electoral que puede ser cambiante. "Las zonas urbana y rural están divididas por un hilo muy fino. Lo que deben hacer los candidatos es viajar por todo el país y comunicar sus propuestas. Ambos deben mejorar sus estrategias de campaña", aseguró Columbus.

La palabra del Nobel

En estos últimos días, Mario Varga Llosa ha vuelto a arremeter con fuerza contra el fujimorismo. Sin bien sus palabras no generan un impacto considerable en el electorado peruano, sí provocan una resonancia a nivel internacional. En cada intervención o entrevista no ha dudado en reiterar que un gobierno de Keiko Fujimori sería legitimar el autoritarismo. "Sería un hecho lamentable para la democracia", repite el Premio Nobel.

Keiko, por su parte, pudo sumar a su campaña en los últimos días a Hernando de Soto, un economista de renombre internacional que preside el Instituto Libertad y Democracia (IDL), uno de los centros de investigación económica más destacados del mundo, según The Economist. Pero De Soto ya metió ruido en la campaña con su propuesta pública de que Keiko dialogue con lo ex terroristas del llamado "Sendero Verde", que se dedican a paralizar proyectos mineros, una idea que rechaza el fujimorismo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)