15 de diciembre de 2015 00:00

Las elecciones serán la prueba para la ‘Unidad’

Jaime Nebot (a la izquierda), Mauricio Rodas (centro) y Paúl Carrasco (a la derecha) se reunieron en Cuenca, en febrero.  Foto: Xavier CaivinaguaEL COMERCIO

Jaime Nebot (a la izquierda), Mauricio Rodas (centro) y Paúl Carrasco (a la derecha) se reunieron en Cuenca, en febrero. Foto: Xavier CaivinaguaEL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 55
Triste 0
Indiferente 9
Sorprendido 4
Contento 122
Redacción Política
(I)
politica@elcomercio.com

La ‘Unidad’, que agrupa alcaldes y prefectos de oposición, encabezada por Jaime Nebot, Mauricio Rodas y Paúl Carrasco, tiene un reto: definir una agenda concreta y plantear un candidato único para la Presidencia en el 2017. Por el momento, hablan de acciones para el 2016, que será ya un año marcado por el proceso electoral.

Sin embargo, no se aventuran a dar nombres e incluso hablan de, en caso de que la ‘Unidad’ no prospere, correr cada uno con candidatos propios. Alejandro Serrano, director ejecutivo del Partido Social Cristiano, aspira a que se consiga el candidato que satisfaga a todos los que componen esta alianza.

De no darse, en el Partido Social Cristiano (PSC), por ejemplo, Nebot es la opción principal en la carrera hacia Carondelet, pese a que se ha negado reiteradamente.

En SUMA, Rodas es la opción. Pero Guillermo Celi, presidente (e) del movimiento, sostiene que la prioridad del Burgomaestre es la capital. Dice que cada organización cuenta con buenos cuadros no solo para llegar a Carondelet, sino también a la Asamblea.

Desde Azuay, en cambio, Carrasco habla de una convocatoria a formar un frente nacional sin fines electorales y armar una agenda tras la aprobación de las enmiendas a la Constitución, aprobadas por el Legislativo el 3 de diciembre.

La ‘Unidad’ afirma que está abierta al diálogo con “todos los sectores políticos”. No niega hacerlo con el líder de Creo, Guillermo Lasso, único precandidato en firme que busca llegar a Carondelet.

Sin embargo, el analista político Marco Salamea, ve difícil, además, que líderes de movimientos de izquierda como Pachakutik o Unidad Popular establezcan acuerdos con los de la derecha, a quienes considera adversarios políticos.

Para Salamea, la coyuntura actual podría ameritar la convergencia entre las diferentes tiendas políticas, como pasó en Venezuela, donde la oposición al presidente Nicolás Maduro alcanzó la mayoría en la Asamblea. A pesar de ello, cree que en Ecuador es algo inviable por el tema ideológico y la coyuntura electoral.

Nebot, Carrasco y Rodas aparecieron juntos en tres ocasiones desde el año pasado. La última vez fue en julio en Guayaquil, pero mantienen contactos principalmente vía electrónica. También, sus equipos de coordinadores sesionan, como la hicieron hace 15 días. En esta cita definieron una agenda para el 2016. Celi afirma que quedaron en no hacer público las acciones para el 2016. Solo adelantó un acuerdo: un encuentro con jóvenes para difundir las propuestas de este colectivo.

Antes de que esas medidas se concreten, el trabajo en equipo de los tres líderes se puso a prueba en el proceso de las enmiendas a la Constitución. Si bien protestaron juntos contra los proyectos de ley de plusvalía y herencias, su posición no fue radical ni colectiva frente a los cambios a la Carta Magna, planteados por el oficialismo.

Cada uno lo hizo por su lado. Nebot, por ejemplo, anunció que se acogerá al derecho a la resistencia y no acatará los cambios a la Constitución.

El Burgomaestre capitalino, en cambio, el día de la votación del Legislativo se refirió a que “es el pueblo ecuatoriano, a través de una consulta popular, el que debería pronunciarse”.

Carrasco, por su parte, hizo un llamado a las organizaciones sociales a unirse y movilizarse “para defender la Constitución” y agregó que es momento de “dejar a un lado las diferencias ideológicas o partidistas”.

Así como los comicios son un riesgo para mantener la ‘Unidad’, hay otros temas que los han unido. La defensa de las autonomías, la reivindicación de temas presupuestarios, defenderse ante reformas constitucionales son algunos de ellos y mantener la dolarización.

No obstante, el proceso de la aprobación de las enmiendas dejó impresiones como, a decir del exasambleísta Paco Moncayo, una falta de voluntad y de decisión para actuar en conjunto. Las cabezas de la ‘Unidad’ no participaron en las manifestaciones en contra de las 15 enmiendas, que fueron encabezadas por sectores sindicalista e indígenas.

En contexto
Los miembros de la denominada ‘Unidad’ han tenido tres escenarios. Se anunció en Guaranda (septiembre 2014), continuó en Cuenca (febrero 2015) y Guayaquil (julio 2015). En el primero, alrededor de 20 alcaldes y prefectos se reunieron para tratar las competencias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (69)