13 de octubre de 2014 21:10

Estados Unidos investiga qué falló en el contagio de ébola de la enfermera

En la vivienda de la enfermera contagiada con ébola se realizaron tareas de  limpieza y desinfección Foto: Larry W. Smith / EFE

En la vivienda de la enfermera contagiada con ébola se realizaron tareas de limpieza y desinfección Foto: Larry W. Smith / EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE
Austin

Mientras Nina Pham, la enfermera contagiada de ébola en Dallas (EE.UU.) tras cuidar a un paciente infectado con el virus, está aislada y "clínicamente estable", las autoridades aún no saben qué falló en los protocolos, por lo que hoy, 13 de octubre, no descartaron nuevos casos entre el personal sanitario.

Esta enfermera formó parte del equipo que atendió a Thomas Eric Duncan, el primer paciente de ébola diagnosticado fuera de África Occidental y fallecido el pasado miércoles tras diez días de aislamiento hospitalario.

Según reconoció el domingo el director de los Centros de Control de Prevención y Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, Thomas Frieden, hubo "un fallo en el protocolo", por lo que Pham, de 26 años, se convirtió en el primer caso de contagio del virus dentro del país.

Pese a reconocer un error, las autoridades sanitarias aún no identificaron qué fue lo que pasó en el Hospital Presbiteriano de Dallas, por lo que Frieden confesó hoy que "no le sorprenderían" nuevos casos entre los compañeros de Pham.

"Debemos considerar la posibilidad de que haya casos adicionales de ébola entre los trabajadores que atendieron a Duncan", dijo Frieden.

Es por eso que el director de los CDC hizo un llamado a todos los hospitales del país para que "piensen en el ébola" y estén listos para diagnosticar y aislar a una persona que haya estado en África Occidental y sufra los síntomas del virus.

Frieden también dijo que Estados Unidos debe "repensar" el modo en el que "aborda" el control del ébola en su propio territorio. "Un solo contagio es inaceptable", alertó.

El funcionario hizo esta declaración el mismo día en que el sindicato de enfermeros National Nurses United, el mayor del país, alertó de que el 76 % de profesionales del sector aún no han recibido instrucciones de sus hospitales sobre cómo actuar en caso de que un paciente presente síntomas de ébola.

El contagio de Pham también supuso que las autoridades sanitarias pusieran bajo observación a otra persona, que por el momento no presenta síntomas del virus.

Con esta, ya son 49 las personas que el Departamento de Salud de Texas considera "en riesgo" de contraer la enfermedad, el resto de ellas pertenecientes al entorno de Duncan.

Por su parte, Pham recibió hoy una transfusión de sangre del doctor Kent Brantly, el primer paciente tratado en el país y que superó el virus, según informaron medios locales, quienes especificaron que la donación se hizo a petición del hospital texano.

Brantly, de 33 años, se contagió en Liberia y fue trasladado el 2 de agosto a Atlanta (EE.UU.), donde superó la enfermedad tras recibir el tratamiento experimental ZMapp.

El cooperante ya había donado su sangre en dos ocasiones: la primera para el médico Rick Sacra, contagiado en Liberia y que también superó el virus, y la segunda para el camarógrafo Ashoka Mukpo, quien se infectó en el mismo país y está aislado en un hospital de Nebraska.

Precisamente hoy, Mukpo se expresó por primera vez desde su repatriación con un mensaje en Twitter en el que aseguró que siente que su salud está "en el camino de la recuperación".

"De nuevo en Twitter, siento que mi salud está en el camino de la recuperación. Seguiré escribiendo por aquí esta semana. Mi eterna gratitud por el apoyo recibido", escribió el periodista en su cuenta en la red social.

Mientras tanto, hoy también se supo que las autoridades en Texas no sacrificarán al perro de Pham, ya que no presenta indicios de estar enfermo.

"El perro es muy importante para la paciente y queremos que esté a salvo", dijo el alcalde de Dallas, Mike Rawlings, al diario USA Today.

El caso recuerda al de Excalibur, el perro de la auxiliar de enfermería contagiada de ébola en España, Teresa Romero, aunque con un desenlace diferente ya que fue sacrificado por las autoridades de ese país.

En Dallas, contrariamente, buscan ahora un centro de cuidado para trasladar al perro, que en estos momentos está solo en el apartamento de Pham, a la espera de cómo evoluciona la salud de su propietaria.

Hoy también empezaron los trabajos de limpieza y desinfección de la vivienda de la enfermera, lo que evidencia una reacción más rápida que en el caso de Duncan.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 8 400 personas se han infectado de ébola desde marzo, de las cuales 4 000 han fallecido, la mayoría en Guinea, Sierra Leona y Liberia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)