26 de diciembre de 2014 14:58

Autoridades usan grilletes con madres que cruzan con hijos frontera de EE.UU.

Muro fronterizo de EE.UU.: El único objetivo de esta división fronteriza es impedir el paso de migrantes mexicanos y sudamericanos hacia Estados Unidos. Se construyó en 1944 y, en la actualidad, se extiende por varios kilómetros de extensión en la fronter

Muro fronterizo de EE.UU.: El único objetivo de esta división fronteriza es impedir el paso de migrantes mexicanos y sudamericanos hacia Estados Unidos. Se construyó en 1944 y, en la actualidad, se extiende por varios kilómetros de extensión en la frontera Tijuana–San Diego (California). Foto: ourlatinamerica (wikki commons).

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Las autoridades migratorias de Estados Unidos están optando por poner grilletes a las madres que continúan cruzando la frontera junto a sus hijos pequeños, aunque estas critican las molestias que provoca su uso.

Funcionarios consulares en el estado de Texas observan desde noviembre pasado que las autoridades migratorias liberan a la mayoría de las mujeres con menores retenidas en la frontera, aunque les ponen grilletes electrónicos en el tobillo.

"Hemos visto un pequeño aumento de madres con niños cruzando la frontera, y lo que hemos notado es que las están liberando colocándoles el grillete", dijo a Efe Allan Pérez, cónsul de Guatemala en McAllen (Texas).

Desde el 1 de octubre al 30 de noviembre pasados, la Patrulla Fronteriza detuvo a 4 575 unidades familiares en la frontera sur y 5 143 menores no acompañados, según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Virginia Kice, portavoz de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), dijo a Efe que el uso de estos grilletes electrónicos forma parte de las opciones que tienen como alternativa al programa de detención (ATD).

Indicó que analizan caso a caso a quién le colocan el grillete, cuyo uso fue aprobado por el Congreso federal en 2002, y aunque señalan que los sujetos prioritarios son los delincuentes con delitos graves también se usan como forma de supervisión.

Según estadísticas de la agencia federal, este programa mejora el promedio de las apariciones de los indocumentados en corte y reduce la tasa de fugitivos del ICE.

Los factores que se consideran para utilizar los monitores electrónicos son los antecedentes penales, preocupaciones humanitarias y lazos comunitarios.

A finales de marzo pasado había aproximadamente 5 100 indocumentados en todo el país que eran vigilados a través de los grilletes electrónicos.

Uno de ellos es la hondureña Nelly Díaz, de 29 años, que cruzó a principios de este año por la frontera de Texas con siete meses de embarazo y un hijo de 2 años.

Díaz, que emigró a Estados Unidos para reencontrarse con su madre, a quien no veía desde que tenía 4 años, permaneció en custodia de Inmigración durante dos semanas y posteriormente fue liberada con la condición de portar el grillete en su tobillo izquierdo.

"No me lo han querido quitar porque supuestamente he tenido cinco fallas. Dicen que no lo cargo y es que el aparato no funciona bien, me lo han cambiado tres veces, nunca me lo he quitado, es incómodo y me da mucho ardor, ganas de rascarme", dijo la joven.

Díaz explicó que los lunes tiene que presentarse ante las autoridades y que un oficial de Inmigración hace visitas "sorpresa" en su casa.

El abogado Alex Gálvez, quien lleva el caso de asilo de Díaz, señaló que la situación de esta inmigrante es un ejemplo de la mala utilización de los recursos.

"Ella se entregó a las autoridades y ha cumplido con sus citas. No pretende escapar, pero ellos quieren mostrar otra cosa", sostuvo Gálvez.

"Yo lo que le pediría a Inmigración es que me quiten el grillete y demostrarle a ellos que yo no vengo a pedir, sino a trabajar", sostuvo Díaz.

Mientras tanto, la reducción en el número de menores solos cruzando la frontera se refleja en los albergues que gestiona la Administración de Niños y Familias del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Kenneth Wolfe, portavoz de esta agencia, señaló a Efe que actualmente hay en el programa 2.442 menores, situación que perciben los funcionarios consulares en sus visitas a los albergues.

"Fui hace unas semanas a un albergue en Phoenix y apenas tenían 10 niños, en el de Tucson a principios de diciembre había 47", dijo a Efe Jimena Díaz, cónsul de Guatemala en Phoenix.

Nada que ver con la situación vivida este verano, cuando miles de menores sin acompañamiento de un adulto y mujeres con niños fueron detenidos por cruzar ilegalmente la frontera, lo que provocó una "crisis humanitaria", según palabras del propio presidente Barack Obama, y abarrotó los centros de detención habilitados hasta la fecha.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)