21 de diciembre de 2016 00:00

Los ecuatorianos van a Perú y Colombia en busca de regalos

En Ipiales, Colombia, los almacenes y avenidas se congestionaron el fin de semana. Foto: Francisco Espinoza para EL COMERCIO

En Ipiales, Colombia, los almacenes y avenidas se congestionaron el fin de semana. Foto: Francisco Espinoza para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 43
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 38
Washington Benalcázar y Jorge González (I)

El cobro del decimotercer sueldo y las vísperas de la Navidad y Fin de Año provocan una avalancha de compradores ecuatorianos hacia Colombia y Perú, los últimos días.

En la primera nación los compatriotas ya no se quedan solamente en la fronteriza ciudad de Ipiales. Ahora avanzan hasta Pasto, Popayán y Cali.

Según Arturo Díaz, presidente de la Cámara de Comercio de Pasto, Ipiales, la puerta de ingreso a Colombia, prácticamente se congestionó.

“Ahí los servicios son escasos y han aumentado las tarifas, en locales como hoteles y parqueaderos de vehículos”.

La Cámara de Comercio de Ipiales (CCI), calcula que cada fin de semana, durante el último semestre, ingresaron entre 10 000 a 15 000 ecuatorianos.

Ante la creciente demanda los compatriotas buscan nuevos destinos con precios módicos. Ese es el caso de Carolina Cardona, que llegó desde Quito con su familia. Tenía previsto avanzar hasta Pasto.

“Venimos de paseo y aprovechamos para llevar regalos y artículos para el hogar”.

Se refiere a productos como 12 rollos de papel higiénico, que cuesta USD 13 en Ecuador y 8 en el vecino país.

Los ecuatorianos van en busca de electrodomésticos, ropa y víveres, según la CCI.

Por esta época, una de las novedades es que las grandes cadenas comerciales extienden sus horarios. Alkosto, por ejemplo, atiende a los clientes de 08:00 a 23:00.

Al igual que las grandes tiendas, los pequeños negocios también esperan con interés a los ecuatorianos.

Jonathan Caro, asesor de ventas del almacén Paolo Sport, de Pasto, calcula que un sábado llegan 200 clientes. Pero en diciembre aumentan a 400, de ellos unos 70 realizan sus transacciones en efectivo, sea pesos o dólares.

Karam Hassan, gerente de Almacenes Hassan, de Pasto, asegura que últimamente sus clientes ecuatorianos han tenido dificultad para realizar compras con tarjetas de débito o de crédito.
“Los ecuatorianos prefieren las tarjetas porque el cálculo de compras se realiza al cambio oficial de las divisas”.

La mercadería ingresa desde Aguas Verdes, Perú, en maletas y hasta carretas. Foto: Mario Faustos /EL COMERCIO

La mercadería ingresa desde Aguas Verdes, Perú, en maletas y hasta carretas. Foto: Mario Faustos /EL COMERCIO

El fin de semana, el cambio de la divisa estadounidense fue de 3 006 pesos. En el mercado informal se pagaba 2 800.

Este año el dólar fluctuó sobre 3 000 pesos. Eso atrajo a más ecuatorianos, comenta Arturo Díaz. Pero el ente comercial no dispone de cifras de ventas diarias. Lo que se sabe es que en Pasto hay 19 000 establecimientos registrados y unos 6 700 en Ipiales.

La frontera sur vive un panorama similar. En Huaquillas (El Oro) los comerciantes notaron un leve repunte. Pero en la localidad peruana de Aguas Verdes, las ventas se incrementaron hasta un 80% en el mes.

Administradores de negocios de las dos ciudades vecinas coincidieron en que los fines de semana de diciembre llegaron más clientes de El Oro, Guayas, Azuay, Loja...

La ropa, calzado, juguetes, electrodomésticos, equipos tecnológicos, llantas y accesorios de vehículos es lo que más atrae a los compatriotas.

Según Gandy Chamba, presidente de la Cámara de Comercio de Huaquillas (CCH), el 90% de los ecuatorianos que llegan a la frontera realizan compras en el lado peruano.

Esto pese a que en la localidad orense ya se puede adquirir productos más baratos en relación al resto del país, gracias a la canasta fronteriza.

Eso permite a 3 277 comerciantes de El Oro importar productos sin pagar salvaguardias.

El sábado pasado, decenas de ecuatorianos retornaban de Aguas Verdes a Huaquillas. Lo hacían con fundas y maletas, juguetes y hasta con carretas. También había quienes cruzaban rodando llantas de caucho. El presupuesto iba desde los USD 50. Lorena Gómez aprovechó el pago del décimo para comprar ropa para sus tres hijos. Gastó USD 90.

Chamba indicó que en Huaquillas hubo una leve alza en sus ventas. Pero eso no satisface ante la competencia de los vecinos del sur. Gerardo Risco, coordinador binacional de la Sociedad Civil Fronteriza, comentó que los negocios venden este mes un 80% más frente al anterior.

Sin embargo, hay quienes intentan traer mercadería sin cumplir los requisitos legales. Hasta noviembre pasado el monto de aprehensión de contrabando fue de USD 34 millones, según la Senae.

En contexto

El sur de Colombia y el norte de Perú se vuelven atractivos para los compatriotas durante esta temporada. Los visitantes aprovechan el diferencial cambiario para comprar más productos. En Colombia se extiende la atención en locales comerciales hasta la noche.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (2)