6 de julio de 2015 21:33

Ecuatorianos abandonan Grecia por la crisis

El Gobierno griego amplió el feriado bancario hasta el miércoles, aunque se temía que este seguiría hasta el jueves. Foto: EFE

El Gobierno griego amplió el feriado bancario hasta el miércoles, aunque se temía que este seguiría hasta el jueves. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 17
Triste 10
Indiferente 1
Sorprendido 5
Contento 5
Mónica Orozco
Coordinadora  
morozco@elcomercio.com (I)

Grecia fue por años un destino atractivo para artesanos ecuatorianos, quienes dormían poco de tanto trabajar.

Su alto nivel de ingreso (de hasta USD 5 600 al mes) les permitió inscribir a sus hijos en colegios pagados y comprar propiedades. Pero desde que estalló la crisis, hace ya casi ocho años, todo cambió.

“Tuvieron muchísimo éxito, lograron reunir ahorros importantes, inversiones en Ecuador y llevar buen nivel de vida”, dice Susana Vásquez, cónsul honoraria de Ecuador en Grecia.

La mayoría de ellos se dedicaba a la pintura sobre vidrio. Sin embargo, los artesanos que vivían en Atenas, por ejemplo, se marcharon hace un par de años por la crisis. Y no han sido los únicos, dice Vásquez. Los migrantes ecuatorianos que invertían en Ecuador en vivienda o en la manutención de sus hijos, así como las familias mixtas que decidieron comprar una propiedad en Ecuador, ya han dejado el país heleno.

En toda Grecia están registrados unos 100 ecuatorianos. La mayoría son cónyuges e hijos de matrimonios que entrelazaron sus nacionalidades, según datos del Consulado.

El ingeniero ecuatoriano Diego Calderón conoció a su esposa griega en Bélgica, mientras cursaba una maestría en Alimentos.
Al terminar los estudios, en el 2008, la pareja decidió radicarse en Grecia y desde entonces ha visto cambiar la vida en ese país. Para él, los primeros cuatro años fueron los mejores, ya que trabajaba en una firma grande de alimentos.

Pero el alto endeudamiento del país y las medidas de ajuste, como privatizaciones y menores salarios originaron una fuerte recesión económica.

Un funcionario griego, que en el 2011 percibía USD 1 500 al mes, hoy gana USD 900, mientras el costo de la vida ha subido. Por ejemplo, los impuestos crecieron en 300% y el pago de la planilla de luz, en 100%.

La crisis llevó a Calderón a iniciar un negocio propio hace dos años, como representante de exportaciones para dos empresas grandes de alimentos.

La negativa del pueblo griego a aceptar las medidas de austeridad impuestas por los acreedores europeos en el referendo del domingo pasado le ha causado incertidumbre. Su cuenta bancaria, al igual que la del resto de griegos, está congelada. Aunque puede retirar USD 67 al día teme que los bancos solo tengan efectivo hasta hoy por falta de liquidez.

Calderón vive su segundo feriado bancario. El primero fue en Ecuador. Era apenas estudiante cuando los depósitos se congelaron. Recuerda que los precios subían cada día por la devaluación que sufría el sucre.  “Yo tenía 20 años. Recuerdo que iba a la tienda y de un día para otro cambiaban los precios de la leche, del pan, subían los pasajes, las fábricas cerraron y nos vimos en la necesidad de adoptar el dólar. Pero luego los precios se estabilizaron y mejoró la economía”.

Hoy, dice, Grecia quiere hacer lo contrario: salir de una moneda estable a una moneda débil. “Eso sería un suicidio. El mismo día que lo hagan, analistas económicos dicen que la nueva moneda perdería el 50% de su valor frente al euro”.

Eugenia Foes, quien creció en Grecia y cuya madre es ecuatoriana, en cambio, espera que el ‘no’ en el referendo les permita acceder a un plan de rescate más humanitario. “Si hubiéramos aceptado ciegamente las reglas y leyes de otros nos destruiríamos”.

La población está dividida, dice el escritor Abdón Ubidia, quien visitó hace dos semanas Atenas, donde presentó la traducción al griego de su libro de relatos ‘Divertinventos’. “He visto la plaza de Syntagma, una de las principales de Atenas, llena de gente que respalda al primer ministro griego, Alexis Tsipras, y también de aquellos que no comparten su política”.

Pero las manifestaciones, en pro y en contra, se desarrollan en días distintos, “de manera que por un pacto social no hay enfrentamientos, algo que envidio y que debiera ocurrir en Ecuador”, dice Ubidia.

El escritor también visitó hace tres años la península, cuando la situación “ya era grave”. La crisis es palpable en todo sitio. Los griegos suelen pasar mucho tiempo en las cafeterías, costumbre que no han perdido pese al nuevo escenario económico, aunque hoy deban pasar todo el día “frente a una sola taza de café”, dice.

También percibe un aumento del número de taxis, que hoy se observan por doquier, por la falta de empleo, que afecta al 40% de la población. No obstante, datos no oficiales hablan de hasta 60% de desocupación.

La falta de liquidez ha paralizado al área comercial. En Grecia se teme ya escasez de medicinas y productos alimenticios, que son en un 60% importados.

Como exportador, Calderón también enfrenta hoy muchas dificultades, sobre todo porque las empresas se están quedando sin materia prima para producir. “Es vital un acuerdo con los europeos para que inyecten liquidez a la economía”.

Aunque varios amigos ecuatorianos dejaron Grecia, Calderón dice que seguirá en el país. “Me toca seguir adelante, tengo dos hijos pequeños. Es un país muy agradable, aunque la crisis ha hecho que la situación se ponga difícil”.

El intercambio comercial entre Ecuador y Grecia es moderado. Los envíos de Ecuador sumaban USD 45 millones al año hasta hace dos años. De Ecuador llega a Grecia un barco cada 15 días con banano, por eso, la balanza comercial es favorable para los ecuatorianos.

El país europeo, en cambio, envía pocos productos a Ecuador, como medicamentos y maquinarias, por unos USD 3 millones anuales hasta el 2013.

A la espera del diálogo

Alemania rechazó en un primer momento las demandas de Grecia de negociar otro paquete de ayuda financiera para evitar su salida de la eurozona, tras el masivo ‘no’ de los griegos a la austeridad que exigen los acreedores, aunque luego indicó que “las puertas al diálogo están abiertas”, según un reporte de AFP.

Euclides Tsakalotos, actual coordinador del equipo negociador griego, ha sido nombrado ministro de Finanzas, en sustitución de Yanis Varoufakis, que ayer dimitió para facilitar las negociaciones con los acreedores internacionales.

Depende de Grecia” si quiere seguir en la eurozona, dijo a la AFP Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana Ángela Merkel. “Esperamos ver las propuestas del Gobierno griego a sus socios europeos”.

Una fuente gubernamental griega dijo que el primer ministro Alexis Tsipras, y la canciller alemana habían “acordado” por teléfono que Atenas presentará su propuesta hoy en la cumbre de mandatarios convocada de urgencia en Bruselas.

El euro cayó ayer frente al dólar, pero en menor medida que el domingo, cuando se conoció la victoria del ‘no’. El euro se vendía ayer a USD 1,10. La divisa se cotizó el domingo a USD 1,09 después del resultado del referendo, informó la AFP.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (26)
No (1)