27 de March de 2014 11:15

El volcán Reventador sin fuertes explosiones, pero sigue la alerta naranja

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La actividad del volcán Reventador, en la Amazonía de Ecuador, se encuentra en este jueves 27 de marzo del 2014 en un nivel considerado como moderado.

La sismóloga Alexandra Alvarado, del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional, explica que tras al alta actividad registrada el martes, 25 de marzo del 2014, se volvió a calmar este día.

Debido al reporte de la alta actividad emitida por el Instituto Geofísico, la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos aprobó la declaratoria de alerta naranja en las zonas de influencia del volcán Reventador, ubicado en la provincia de Napo.

Esta mañana del jueves 27 de marzo, la técnica Alvarado, jefa del Área de Sismología del Geofísico, explica que el "martes tuvimos un incremento más intenso de la actividad y fue a partir de las 15:00".

En ese tiempo se presentaron emisiones de material y explosiones, que estuvieron acompañadas de flujos piroclásticos. Por ejemplo, hubo una expulsión de material incandescente la noche del martes.

También aparecieron columnas de gas con ceniza a una altura de un kilómetro y medio sobre el nivel del cráter.

A partir de la madrugada hasta las primeras horas de la mañana de hoy, la actividad volvió a tornarse moderada.

Según el informe del Geofísico, "el material caído en los flancos del volcán podría ser removilizado por las frecuentes y fuertes lluvias que generalmente ocurren en este sector y se podrían generar lahares que desciendan por las quebradas y ríos que desembocan en el río Quijos".

El comportamiento del volcán ha sido intenso desde hace un año, que no ha parado de erupcionar. Y en este período, lo que ocurrió el martes fue uno de los más fuertes.

Las condiciones del volcán Reventador son distintas a las del volcán Tungurahua, ubicado en los Andes ecuatorianos.

El Reventador se encuentra en una zona despoblada y los flujos de la lava que salen del cono o cráter se quedan en una gran caldera. Por eso no sale expulsada hacia las áreas desabitadas de la Amazonía.

Además, el episodio del martes no fue tan fuerte como las primeras erupciones que se registraron en el 2000 cuando hubo la expulsión de una gran cantidad de ceniza que llegó hasta Quito, la capital de Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)