5 de March de 2012 17:15

Las vicuñas repoblaron a los páramos en Chimborazo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

El nevado más grande del país domina las 58 560 hectáreas de páramo de la Reserva de Producción de Fauna Chimborazo. Esta área protegida que se extiende por territorios de Bolívar, Tungurahua y Chimborazo.

Las vicuñas corren libremente por esta zona. Según el Ministerio del Ambiente, hay 3 197 ejemplares de color dorado y pechera blanca de largas patas y de pelaje abultado, que se desplazan por el lugar en pequeñas manadas de hasta 14 hembras dominadas por un macho.

Hace 20 años, este territorio casi no tenía fauna. Pero todo cambió desde 1988 con el Programa de Reintroducción de Camélidos Sudamericanos, impulsado por el Ministerio del Ambiente con el apoyo de Bolivia, Perú y Chile.

Hoy, estos animales se volvieron parte del paisaje. Los turistas se detienen para fotografiarlos o para mirarlos en su diaria búsqueda de alimento y de agua.

Las vicuñas reemplazaron definitivamente a unos 20 000 ovinos que criaban los campesinos que habitan en ese sector.

El viento helado golpea los cuerpos de Olmedo Cayambe, morador de Pilinguí San Pablo, y de Patricio Hermida, uno de los técnicos del Ministerio del Ambiente de Chimborazo.

Ambos ejecutan un trabajo de campo para verificar el estado de las vicuñas. A 4 800 metros de altitud, entre el pajonal crecen árboles y arbustos como romerillos, chuquiraguas, quishuares, pumamaquis y otros.

Hermida es responsable de esta reserva. Él cree que los camélidos se adaptaron y se están reproduciendo bien. “Su abono y la suavidad de sus pezuñas evitan que el suelo se compacte y eso facilita el almacenamiento de agua y la germinación de las plantas”.

De esta reserva y de los deshielos del Chimborazo y del Carihuairazo se abastecen del líquido los habitantes de Riobamba, Guano, Mocha, Tisaleo, Ambato y Guaranda, en la región.

También los conejos, lobos de páramo, quindes y curiquingues volvieron a reproducirse. Norberto Miñay, guardia del refugio Hermanos Carrel, cuenta que hace una década era muy raro encontrar fauna. Ahora se los puede mirar en la noche o durante el día.

“A la par, desde hace tres años funciona una guardianía, un centro de información y se reforzó el control y el monitoreo de los guardaparques. La Alianza Ecuatoriana para el Turismo Sostenible (AETS) y varias entidades estatales y privadas ayudaron en esto”, explica Magali Oviedo, directora del Ministerio del Ambiente.

También está en construcción un centro de interpretación, un consultorio médico y una cafetería. El costo es de USD 400 000.

Olmedo Cayambe, morador de San Pablo, dice que 5 000 familias de La Chorrera, San Pablo y otras comunas, vivían de la crianza de los ovinos. Una sola familia tenía hasta 500 animales. Pero con los cursos que les dictaron los técnicos del Ambiente, decidieron criar animales andinos.


Bajas temperaturas

La Reserva de Producción Faunística va desde los 3 000 hasta 6 310 metros de altitud, que corresponde a la cima del volcán Chimborazo. Las temperaturas oscilan entre los 0° y los 10°. Medido desde el centro de la tierra es el nevado más alto del mundo.

En 1988, Ecuador ingresó al Convenio Internacional para la Conservación y Manejo de la Vicuña. Los páramos del Chimborazo reunieron las mejores condiciones para la introducción, ese año, de 277 camélidos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)