24 de February de 2010 00:00

Tres prefectos buscan soluciones a la emergencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

Los Prefectos de Guayas, Azuay y Cañar se reunirán hoy para buscar, en conjunto, soluciones a mediano y largo plazos para atenuar los efectos de las inundaciones en el sector de Naranjal.

Por iniciativa de Jimmy Jairala, prefecto del Guayas, una primera reunión se establecerá hoy desde las 11:00, en Guayaquil. También estarán sus pares de Azuay y Cañar, Paúl Carrasco y Santiago Correa, respectivamente.

A la cita, además, concurrirán el alcalde de Naranjal, Marcos Chica; así como los delegados de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgo, Secretaría Nacional del Agua (Senagua), y de los Ministerios de Economía y de Transporte y obras Públicas.

La idea de unir estos esfuerzos surgió luego de las inundaciones que sufrió el poblado de Puerto Inca, por efectos del río Cañar, desde hace tres semanas. Entonces, una vez más, los pobladores y agricultores de la zona insistieron en el pedido al Gobierno para dragar dicho afluente.

Jairala dijo que no sirve dragar el río en la parte del Guayas, si una acción similar no se cumple en Cañar, con los ríos Patul y Cañar, y el estero Pogio; y en Azuay con el estero Piedra y el río Norcay.

Una de las propuestas urgentes que se tratará hoy será un baipás en el río Cañar, pero esta obra se podrá iniciar cuando termine el invierno. Se estima en USD 15 millones el costo del proyecto.

Pero el proyecto macro, que es la reforestación y dragado de los afluentes, desde Azuay, Cañar y Guayas, alcanzaría unos USD 350 millones. Y se ejecutaría en no menos de dos años a decir del Prefecto guayasense.

En tanto, la situación en Puerto Inca y sus alrededores ha sido de calma los últimos siete días. En este tiempo no solo ha bajado el caudal de ríos y esteros. También ha dejado de llover con intensidad.

Vicente Vega, agricultor del recinto Trovador, dijo que se están presentando lloviznas, lo que está facilitando el trabajo que realiza maquinaria de la Prefectura del Guayas y de Senagua.

“Por el río Cañar están poniendo piedra de escollera entre Puerto Inca y la desembocadura del estero Trovador, para proteger los muros que se estaban yendo con la corriente”, dijo Vega.

En el estero Estrella, equipos de la Senagua están elevando un muro por el margen izquierdo. Varios pobladores ven con preocupación que no se trabaje de manera simultánea en la otra ribera. No saben en qué momento podría venir otra crecida y sus terrenos y casas vuelvan a anegarse.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)