10 de June de 2012 00:00

El ritual del Corpus Christi se revivió en Pujilí y El Tingo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2

Los atuendos dorados, plateados y multicolores de los integrantes de 65 grupos de danza que participaron ayer en la fiesta de Octavas de Corpus Christi en Pujilí, Cotopaxi, fueron la atracción. (Mire también: Especial fotográfico sobre el Corpus Christi)

La mañana soleada ayudó a que las 3 000 personas bailaran sin pausa. Llegaron de todo el país. Ellos recorrieron 12 cuadras de esta ciudad, localizada a 15 minutos de Latacunga.

56 de las comparsas participaron para ganar el trofeo Danzante de Oro. Este concurso se realiza desde hace ocho años. Es organizado por el Municipio local, para premiar a los mejores grupos de danza del Ecuador. Los trofeos fueron donados por los artesanos de Pujilí y la Empresa Eléctrica de Latacunga.

Las delegaciones llegaron de Imbabura, Chimborazo, Guayas, Pastaza, Napo, Manabí, Los Ríos, Tena, Puyo, Bolívar, Tungurahua, Carchi, Pichincha y Cotopaxi.

El punto de confluencia de las delegaciones culturales que llegaron fue el Instituto Belisario Quevedo. Allí, los danzantes, las longas, los diablos, los caporales, las vacas locas y los grupos folclóricos se vistieron y maquillaron, 30 minutos antes del desfile.

A las 09:30, la música de las bandas de pueblo, el bombo, el pingullo, la flauta, el tambor y la quena se apoderaron de las estrechas calles de este cantón cotopaxense, que ayer recibió a cientos de turistas nacionales y extranjeros.

Esta fiesta religiosa fue declarada como Patrimonio Intangible de la Nación hace 12 años.

A pesar de que los ministros de Turismo, Obras Públicas y Cultura fueron declarados priostes, no llegaron. Enviaron a sus delegados. Estuvieron el Gerente del Banco del Estado, el Director de la Escuela Politécnica del Ejército en Latacunga y el Director del Instituto de Contratación Pública.

Carlos Freire, turista ambateño, asistió a la celebración. Para él es una fiesta importante. Por eso todos los años asiste con su familia. Él aplaudió a los bailarines del Municipio de Durán, Guayas. Ellos recordaron a los antiguos brequeros del tren. La delegación participó en el concurso el Danzante de Oro. César Suárez, director del grupo, menciona que la competencia es importante, pero más trascendental es rescatar la cultura y el folclor de todo el país.

Hoy, desde las 08:30, los danzantes de las comunidades indígenas saldrán a las calles de Pujilí. Ellos llegan de diversas comunas, especialmente de Jachaguango.

Pero no solo en Pujilí se celebró el Corpus Christi. En el barrio de El Tingo de la parroquia quiteña de Alangasí también bailaron los danzantes. La ceremonia estuvo aderezada con las comidas típicas de la zona, como la colada de choclo con cuy, el dulce de sambo, el trigo de leche...

Hoy cientos de danzantes se tomarán el centro de Alangasí y el parque de La Merced para continuar con la celebración, que es una fusión de la cultura indígena ancestral con el rito religioso católico. Junio es el mes escogido para recordar y representar estos ritos.

Esto porque, según explica David Lascano, responsable de cultura de la Administración Zonal Los Chillos, “en este mes los pueblos ancestrales agradecían a la madre tierra, al sol y a la naturaleza por las buenas cosechas”.

Cientos de hombres, mujeres y niños se disfrazarán de coloridos personajes (rucos, rucas, soldados, diablo humas...). Al ritmo de los pingullos realizarán comparsas hasta llegar a los parques centrales donde se ofrecerá la misa. Luego y con el ‘santísimo a cuestas’ protagonizan una procesión por las calles de las parroquias.

La ceremonia finalizará con un almuerzo colectivo en el que se comparte la pamba mesa o mesa comunitaria, llena de alimentos cosechados de la madre tierra.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)