8 de October de 2012 10:58

No todo el cableado se coloca bajo tierra en Ambato

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Poco a poco la instalación de nuevas redes eléctricas subterráneas cambia la imagen de la zona central ambateña.

Varias partes de los alambres que colgaban de un lado a otro de los postes, en las principales calles, o que se enrollaban en lo alto de las paredes de las viviendas fueron retiradas.

Sin embargo, falta la coordinación entre las empresas públicas y privadas para la consecución de este objetivo. La zona que actualmente está en intervención se destaca por el intenso comercio y tránsito de personas y de vehículos.

Además, se trata de un sector turístico donde se levantan La Catedral, el Museo de la Ciudad, los parques Montalvo, Cevallos y 12 de Noviembre, etc.

“Los cables estaban enredados como si fuesen tallarines. Esto causaba una pésima imagen y no permitía apreciar los bienes patrimoniales del centro, especialmente en el bulevar de la Bolívar”, comenta Rodrigo Sánchez, propietario de un negocio de telas y de bisutería en ese lugar.

Las redes que ahora están bajo tierra son del alumbrado público y del sistema de semaforización en las calles Rocafuerte, Espejo, Lizardo Ruiz, Tomás Sevilla, Ayllón, Albornoz y Vargas Torres.

Pero esta obra que está a cargo de la Empresa Eléctrica Ambato Regional Centro Norte afronta algunos inconvenientes.

Así lo explica su gerente Jaime Astudillo. “Trabajamos en un megaproyecto que cuesta USD10 millones. Pero no todas las empresas colaboran con nuestra intención de mejorar la imagen”.

Según Astudillo, los cables de la telefonía, del servicio de televisión por cable y de las redes de transmisión de datos afectan también al ornato. “No trabajan con nosotros porque deben consultar con Quito, mientras nuestra empresa es descentralizada”.

Esto puede constatarse en las calles Bolívar y Martínez. Allí, los comerciantes Mariana Robalino y José Morales explican que el retiro de los cables volvió el lugar más agradable y hay más movimiento comercial.

“Antes era horrible. Se veían cables por todo lado. Ahora los hay, pero en menor cantidad”, dice Robalino.

En ese sitio, 20 cables de telefonía y de televisión pagada cuelgan a 6 metros de altura entre las casas y los edificios.

Cerca de allí, a lo largo de la calle Bolívar, el tendido subterráneo permitió instalar postes de bronce que cuentan con grandes luminarias esféricas.

Estas armonizan con las bancas metálicas verdes, las jardineras y bolardos (postes pequeños para evitar que los carros se estacionen sobre las aceras ensanchadas).

También posibilitó la colocación de las conexiones para el control de los semáforos sincronizados en 14 cuadras que están comprendidas entre el Cementerio Municipal y La Catedral.

No obstante, en esta zona los peatones tienen inconvenientes para caminar, pues se tropiezan con las tapas que sobresalen de las cajas de revisión.

Este trabajo, aclara Astudillo, le corresponde solucionar a la Municipalidad local.

Detalles técnicos

Las cámaras de transformación están bajo la superficie de la calzada y de las veredas. Son de 3 metros de ancho y largo y 2,70 de profundidad. Allí se colocan los transformadores.

Estos equipos permiten la protección y control del sistema. Sirven para sectorizar la ciudad. De esta manera, cuando hay un daño en un barrio se interrumpe el servicio solo en esa zona.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)