22 de May de 2012 18:47

Los niños en riesgo tienen poca ayuda en Esmeraldas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

‘Eres un perfecto inútil. No puedes hacer nada bien!”. Son dos frases que aún recuerda Javier (nombre protegido) cuando era reprendido por su padre, a la edad de 7 años.Hoy, con 11 años, pasa la mayor parte del tiempo en los alrededores del Parque Infantil, en el centro de la ciudad. Sale de su casa a las 09:00 y regresa a las 22:00.

Vive en uno de los barrios de la ribera del río Esmeraldas. Muestra una actitud defensiva y conversa con recelo. Al permanecer en la calle se expone a peligros.

En Esmeraldas no hay un programa específico para atender la problemática de los niños, según Roxana Quito, de la Junta Provincial de Protección de Derechos.

La Unidad de Derechos recepta las denuncias de maltrato derivados de la Junta y de la Dirección Nacional para el Niño y el Adolescente del Ecuador (Dinapen). Allí reciben atención psicológica, educativa, legal y social, con seguimiento, según Cristhian Quezada, técnico de esa unidad.

Cuando se diagnostica la situación integral del agredido, la Unidad de Protección costea la alimentación y apoyo profesional.

La Aldea SOS, que funciona en Atacames, acoge a 90 niños. Ellos emprenden actividades artísticas, aprenden danzas tradicionales, coreografías y manejo de instrumentos musicales, dice Rosalía Gamboa, trabajadora social.

El centro Virgen de Loreto, en el sur de la ciudad, acoge a menores de 12 años con problemas de conducta. Quezada cree debería haber una casa de acogimiento con personal especializado.

Cifras de la Junta de Protección de Menores de Esmeraldas revelan que el 65% de denuncias de violaciones de derechos de niños y adolescentes corresponde a maltratos físicos, 20% a violencia verbal, 12% a abusos sexuales y 3% a maltratos institucionales.

Desde abril del 2010, se reportaron 300 casos de niños que deambulan en las calles. Uno de ellos es Javier (nombre protegido), de 9 años. Su madre pasa mucho tiempo fuera del hogar, es empleada doméstica. El niño tiene dos hermanos. En sus piernas aún conserva las marcas de los latigazos que le daba su padre.

Para el orientador familiar Mauro Zavala, la mala conducta de los niños en las escuelas y la rebeldía radican en la ausencia de sus padres. Por eso cree que debe trabajarse con las familias.

El psicólogo José Huiracoha, del Centro de Protección de Derechos del Instituto de la Niñez y la Familia de Esmeraldas , explica que el maltrato produce baja autoestima en los niños, lo que los vuelve vulnerables.

Eso explica que en Esmeraldas es frecuente el reclutamiento de menores para actos ilícitos, dice Roxana Quito, de la Junta Cantonal de Protección de Derechos.

Otra de las organizaciones que trabaja con niños es el proyecto Salesiano Niños de la Calle. Atienden a 500 niños en situación de riesgo, en ocho barrios de la ribera del río Esmeraldas.

Allí reciben refuerzo pedagógico y mochilas con útiles escolares. En las tardes, 50 niños de la Unidad 5 de Junio son asistidos por maestros en sus tareas. Allí hay dos aulas y un centro de computación para realizar consultas.

Pablo Bazán, coordinador del proyecto, dice que los sitios donde habitan niños y adolescentes que pasan en la calle son conflictivos por la presencia de ex pandilleros, delincuencia común y más.


Por una mejor relación

Darles buen trato físico y emocional a diario. Demostrarles cariño con sonrisas, contacto visual, abrazos y besos.

Demostrarles amor incondicional. Rechazar la conducta inapropiada, pero siempre aceptar como son.

Ofrecerles seguridad a través de estructura, rutina, reglas, y expectativas consistentes.

Aceptar el fracaso como parte natural de la exploración y el aprendizaje. Permitirles que cometan errores y aprendan de la experiencia.

Dar a los niños responsabilidades, según su madurez y capacidades. Evite presionarles con expectativas no razonables basadas en nuestras aspiraciones.

Observar sus interacciones, escuchar sus conversaciones, y hablar con otros envueltos en la vida de sus niños.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)