6 de December de 2010 00:00

La movilización dificultó el censo en lo rural

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Varias Redacciones

La recolección de datos del Censo de Población y Vivienda en las zonas rurales terminó ayer. En el empadronamiento, que arrancó el pasado 28 de noviembre, colaboraron 22 217 profesores, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

En La Concordia (Esmeraldas), Carmen Centeno, de 20 años, censó las casas de trabajadores y empleados en la propiedad del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (Iniap). Ella recorrió a pie los sectores Mache 1, Mache 2 y las haciendas San José y San Francisco del Mache. Su zona comprendió 80 viviendas.

Las casas, en estos sitios, están en medio de cultivos de palma aceitera, abacá y cacao, que están unidos por caminos de tierra. “Fue difícil localizar las viviendas, cada día logré censar entre cinco y siete hogares”, contó Centeno.

Para llegar a la primera casa de la hacienda San Francisco del Mache, Centeno caminó 45 minutos. Su recorrido se inició en la puerta del Iniap, en la vía Santo Domingo-La Concordia. Luego de la larga caminata llegó al hogar de José Montes. Él es un trabajador agrícola que tiene seis hectáreas y una casa muy modesta, construida con bloque.

En Daule (Guayas), ayer domingo, el maestro Aslinge Campaña visitó las tres últimas casas que le faltaban en el sector rural de ese cantón. Mordidas de perro, corridas y desmayos son parte de sus anécdotas en el censo rural.

Eulalia Bajaña, coordinadora del censo en Daule, explicó que hubo bastante colaboración de parte de los profesores fiscales, a cargo de censar las cuatro parroquias rurales del cantón: Los Tinto, Los Loja, Limonal y Laurel. “Los hemos enviado a tantos lugares, pero ellos colaboraron mucho a pesar de las dificultades”.

Se calcula que en Daule habitan unas 99 000 personas. La jurisdicción se divide en 18 zonas y dos localidades amanzanadas. En total, 2 200 estudiantes fueron parte de las brigadas censales, junto a 200 maestros. 90 de estos se dedicaron al área rural.

Las 55 cajas que contienen la información de este cantón fueron retiradas por el INEC para su tabulación. Durante todo el domingo, hasta las 17:00, el grupo de maestros preparaba las tablas que debían presentar.

En el Austro (Azuay, Cañar, Loja, Morona Santiago y Zamora Chinchipe) también se avanzó. Según el director regional del INEC, Rodrigo Segarra, a la cordillera de Transcutucú (cantón Taisha) ingresaron en avioneta y al Alto Nangaritza, en canoas. En esas zonas demoró más el proceso por la distancia entre una vivienda y otra. Lo mismo ocurrió con poblados recónditos de Azuay y Loja.

La tarde de ayer recién culminó el censo en las comunidades de Patul, Guaguacajas, Guagualcay, Cargua, Leonguayco, Tansaray, Gualleturo, etc., ubicadas en la frontera entre Azuay y Cañar. Según Segarra, los inconvenientes fueron menores como el no cumplimiento de su tarea de uno que otro maestro, por enfermedad o por el acecho de los perros.

Segarra hizo un llamado a las personas que no han sido censadas para que reporten sus casos ante el INEC.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)