26 de August de 2010 00:00

La mora orgánica se cultiva en Ambatillo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Centro

Con un rebosante vaso de jugo de mora, Segundo Sogso comienza la mañana en el barrio Manzanapamba, 9 km al occidente de Ambato. Mientras bebe, observa las 25 casas de bloque, ladrillo y teja, que forman el centro del pueblo.

“Ah, no hay nada como lo hecho en casa y con frutos limpios”, dice mientras mira a su esposa, Susana Toaza. Esta asiente con la cabeza y explica que prepara el refresco con los frutos de la chacra junto a su vivienda, en la parroquia Ambatillo.Para la familia Sogso, la experiencia de sembrar mora de Castilla orgánica empezó en el 2008. En ese tiempo plantaron 500 matitas.

No fueron los únicos. Otras 175 familias, de escasos recursos, hicieron igual en los barrios La Y, Centro Parroquial, Palama, Santa Lucía, San Francisco, Manzanapamba, El Mirador, San Antonio, Quishuar, Luna Loma y la comunidad de San Pedro.

Este trabajo conjunto es parte de un proyecto para diversificar, producir y comercializar la mora orgánica. La Corporación de Organizaciones de Mujeres de Ambatillo está a cargo.

El proyecto cuesta USD 62 000. El Ministerio de Inclusión Económica y Social corrió con los gastos.

Hoy, en los 11 barrios ya se pueden ver 50 hectáreas sembradas con la mora de Castilla. En conjunto, cosechan 300 kilos a la semana. Las familias venden su producción en el Mercado Mayorista de Ambato, Quito y otras ciudades de la región. Todo depende de la iniciativa de cada familia para comercializarlas.

Don Segundo está orgulloso de su chacra. Él cree que las moras de Ambatillo tienen un sabor delicioso y diferente. “Nuestra mora es 100 por ciento orgánica. Su sabor no es ácido, es delicioso”.

El agricultor hace un esfuerzo para cosechar las moras gruesas y rojas. Con su venta financia el estudio, la alimentación y el vestuario de sus seis hijos.

Los fines de semana viaja a Quito para vender 50 tarrinas con el producto. Cada porción cuesta USD 1,50. Al mes obtiene USD 300.

Julia Toaza, presidenta de la organización, dice que los recursos del MIES les sirvieron para dar 200 plantas a cada socia. “Nos capacitaron en agricultura orgánica, elaboración de bioles, extractos de hierbas amargas. Aprendimos de producción, cosecha y comercialización”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)