2 de December de 2010 00:00

El trabajo en el mar se examina

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Manta

En el mar la vida no es tan sabrosa, dice Luis Challa Hasing, decano de la Facultad de Ingeniería de Mecánica Naval de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí.

Challa empezó así su conferencia en el primer Encuentro Internacional de Seguridad Social y Salud en la actividad pesquera que se desarrolla en Manta desde ayer hasta mañana.

La gente piensa que en el mar la vida es sabrosísima, pero ignora cuáles son los riesgos que enfrentan los hombres de mar cuando van a los océanos a pescar.

Challa compartió su conferencia con 200 delegados de los trabajadores del mar de Colombia, Perú, Costa Rica, México, Estados Unidos, Honduras y Ecuador. Habló de la seguridad industrial a bordo de las naves. Las comunicaciones, los sistemas de radares y los cuidados al personal equipado con indumentaria y protecciones adecuadas hacen la diferencia a la hora de afrontar un accidente en pleno océano, dijo.

Las personas involucradas en el sector pesquero en el mundo muchas veces ignoran que están en una de las actividades de trabajo con los mayores índices de riesgo del planeta, dijo Vicente Abril, estudioso de la seguridad en la pesquería en Manabí.

Al año 24 000 personas pierden su vida en el mar. Extenuantes jornadas de 30 a 90 días en faena los agotan y producen un cansancio que muchas veces desgasta pues al estar sometidos a encierros dentro de los barcos hasta el factor psicológico se debilita, mencionó Abril.

“Hay que propender la elaboración de un reglamento de seguridad para que los proteja en cada una de sus faenas”.

Florencio Mite forma parte de la Asociación de Pescadores Artesanales del cantó Puerto López al sur de Manabí. Según él, cuando se habla de la seguridad del trabajo en el mar solo se hace referencia a las embarcaciones de gran calado y no a las lanchas de fibra de vidrio, barcos nodrizas y balandras todas trabajadas en madera.

Los riesgos que los pescadores artesanales enfrentan son diarios y están a merced de los piratas. “Se nos llevan los motores y quienes se resisten son asesinados”.

Euclides Lucas, otro integrante de Asopescar, cree que las autoridades nacionales deben emprender una campaña para concienciar a los ejecutivos de las empresas aseguradoras para que “nosotros podamos acceder a los seguros a costos razonables”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)