11 de August de 2010 00:00

En Machala se registra escasez de gas doméstico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Machala

Los controles a la venta del gas de uso doméstico en Machala no logran acabar con la escasez del producto.

La mañana de ayer en cuatro pequeñas distribuidoras de Duragas y Congas no se vendía gas. En los locales permanecían colgados letreros: “No hay gas” y “Se agotó el cupo”. En las calles Marcel Laniado y 10 de Agosto, en el norte, unos 30 cilindros de Congas estaban vacíos.Los tricicleros que entregan el gas a domicilio ayer lo vendían en USD 2,50, cuando el costo oficial es 1,60.

El viernes pasado, la Dirección de Hidrocarburos de El Oro y la Intendencia de Policía realizaron un extenso operativo de control en restaurantes y hoteles. Aunque hubo sanciones, especialmente a dueños de pequeños comedores, la escasez persistía ayer.

Bolívar Farías, director provincial de Hidrocarburos, dijo que la causa es la especulación con el producto. Hay denuncias de que algunas distribuidoras están especulando con el gas, añadió, pero no identificó a los responsables.

Según el funcionario, los cupos de GLP que para El Oro no se han reducido, pero sí se registró un retraso temporal en los envíos del producto.

El Oro recibe un cupo mensual de 76 toneladas métricas de GLP. El gas que llega desde la planta de Pascuales (Guayaquil) se envasa en cilindros en la industria de Duragas, en la parroquia Bellavista, en las afueras del cantón Santa Rosa. Esta planta envasaba hasta el año pasado unos 5 000 cilindros diarios. Según cálculos del área técnica de Hidrocarburos, en El Oro el 20% del gas doméstico se usa para fines comerciales e industriales.

Los cilindros de gas tienen demanda para la calefacción de granjas avícolas, en trabajos mineros artesanales y secado de café y arroz.

La Intendencia anunció ayer que los controles se extenderán a las bodegas que están ocultando el producto. Los operativos también se harán en otros cantones donde se reporta escasez.

El sábado pasado también se registraron colas en el local de distribución de Duragas en las calles Pichincha y Vela, en el centro de la ciudad. Al mediodía, Kléver Guamán esperaba sentado sobre dos cilindros vacíos. “Estoy desde las 09:00, pero no saben a qué hora llega el carro de las bodegas”. Detrás de Guamán había 30 personas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)