2 de March de 2010 00:00

Loja tiene 13 sitios sensibles al invierno

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Loja

El temor convive con las familias del barrio San Francisco, en el norte de Loja. Hace un año la quebrada Las Lágrimas se desbordó y destruyó parcialmente las viviendas de las familias Becerra y Minga.

Desde la semana pasada, se registran lluvias y el caudal de la quebraba subió, lo que preocupa a la moradora Macrina Sánchez. Las Lágrimas tiene poca agua, pero en invierno arrastra piedras, troncos... Eso tapona la alcantarilla, ubicada junto al barrio, y causa el desbordamiento.

Un problema similar ocurre en la mayoría de quebradas que alimentan a los ríos Zamora y Malacatos, que atraviesan esta urbe. Loja no cuenta con un mapa técnico de desastres.

Sin embargo, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) determinó seis barrios vulnerables al desbordamiento de ríos. Son las zonas de San Francisco, Jipiro Alto, Zamora Huayco, San Cayetano, Sauces Norte y Sevilla de Oro.

En San Francisco, cada año el invierno genera problemas, dice Sánchez. Para evitar más inconvenientes, el Municipio construyó un muro de contención. También un puente, que fue arrasado hace año y medio.

El desbordamiento de quebradas no es el único riesgo que genera el invierno, también están los deslizamientos y hundimientos. Los sitios más vulnerables son Tierras Coloradas, Reinaldo Espinosa, Los Faiques, Las Palmeras, San Cayetano, Amable María y La Inmaculada.

En los últimos dos años, el Municipio invirtió más de USD 1 millón en obras de mitigación, como el encauzamiento de quebradas y la ampliación de los colectores marginales. También edificó un muro de contención en el barrio Jipiro Alto.

En la provincia, las lluvias afectan a los cantones de la zona occidental de Loja. Se identificaron como vulnerables a Pindal y Puyango por deslizamientos y Celica, por hundimientos; Espíndola, por descargas eléctricas y Macará y Zapotillo, por desbordamiento de quebradas.

En Pindal, los deslizamientos mantienen incomunicadas a las comunidades Potrerillos, Palmales, La Luma y San Vicente.

“Otros barrios como Caminuma, Matalanga y El Papayo tampoco tienen comunicación terrestre por la destrucción de la vía a causa de derrumbes y desbordamiento de quebradas”, dijo Eliécer Valencia, vocal de la Junta Parroquial de Chaquinal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)