31 de December de 2010 00:00

La lluvia frena la reparación vial y daña más caminos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Norte

Las lluvias afectaron a más vías en Imbabura. Ayer, maquinaria de la Prefectura y de los municipios de Ibarra, Otavalo, Cotacachi, Pimampiro y Urcuquí trabajaban en 14 zonas.

Patricio Jaramillo, director de Vialidad del Gobierno Provincial de Imbabura, dijo que hay más vías de la red secundaria dañadas. Solamente en el cantón Antonio Ante no hay problemas.

La mañana de ayer cinco comisiones de técnicos de la Prefectura, municipios, Cruz Roja y la Secretaría Nacional Técnica de Gestión de Riesgos (Sntgr) evaluaban los daños. Los problemas más recurrentes son deslaves, desperfectos en las mesas, taponamiento de alcantarillas y de cunetas.

Guido Rivadeneira, titular de la Sntgr, integró la comisión que recorrió Urcuquí. “Este es uno de los cantones más afectados”. Aquí un aluvión destruyó 60 metros de la mesa de la carretera.

Rivadeneira calcula que la construcción de una variante temporal estará lista en dos semanas, debido a que las precipitaciones retrasan el trabajo.

Sin embargo, considera que se necesita una obra de ingeniería más completa, pues en esta zona se encuentra una falla geológica que sería la causante del último deslave, que dejó incomunicados a 2 000 habitantes de la parroquia Buenos Aires.

Ellos utilizan esta vía lastrada de 30 kilómetros para salir a la carretera Ibarra-San Lorenzo.

Según el primer informe, que señalaba que hay 14 vías afectadas, el cantón Otavalo tiene cuatro deslaves, Pimampiro cuatro, Ibarra dos y Urcuquí dos. “En Urcuquí y Pimampiro los problemas son mayores”, considera Rivadeneira. En esos dos cantones hay tres comunidades que se quedaron aisladas. Se trata de Buenos Aires, en Urcuquí, y Palmar Chico y San Francisco de los Palmares, en Pimampiro.

Los habitantes de los sectores afectados se desesperan. Según Alfonso Fraga, morador de Buenos Aires, los productos como el gas y las papas, que ingresan por Ibarra, comienzan a escasear. Ayer se levantó preocupado tras una noche de intensas lluvias. “Eso retrasará más el trabajo de apertura de la carretera Buenos Aires-San Jerónimo. Ya llevamos una semana incomunicados”.

El temporal también provoca daños en las carreteras principales como la Panamericana e Ibarra-San Lorenzo, en donde se han producido deslaves de pequeña y mediana intensidad. Pero, en el caso de la primera la concesionaria Panavial y, en la segunda, la constructora Técnica General de Construcciones realizan la limpieza inmediatamente. Esa diferencia, en el tiempo de respuesta, no sorprende a Fraga. “A los habitantes de las ciudades se les atienden inmediatamente. Los del campo no somos una prioridad”.

Según Rivadeneira, una proyección del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología dice que las precipitaciones se incrementarán. Todo indica que la nubosidad que estaba, el mes anterior, en Carchi está movilizándose hacia el centro del país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)