3 de February de 2014 14:50

Los jóvenes de la Sierra centro se interesan por el bienestar de las mascotas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En Ambato y en Riobamba, 40 jóvenes se involucraron en las campañas de protección y la tenencia responsable de las mascotas. En las dos ciudades, cinco grupos trabajan en la distribución de material didáctico y llegan con sus mensajes a diversos sectores.

La idea es incentivar la adopción de los perros y de los gatos que son rescatados en las calles, avenidas y parques. Este plan ayudó, en los últimos tres años, a incrementar el número de adopciones en los dos albergues de las fundaciones de Protección Animal Ecuador (PAE), Huellas, Adopta Riobamba y el administrado por el Municipio de Ambato.

Según datos de estas organizaciones, al menos 1 800 canes fueron entregados en acogimiento en las capitales de Tungurahua y Chimborazo. Asimismo, se esterilizaron a más de 7 300 mascotas.

La acción se inició en el 2010 y ya tiene resultados. Diego Barrera, director del Albergue para Animales Domésticos del Cabildo y de la PAE capítulo Ambato, asegura que el aporte de los jóvenes es importante.

Eso ayudó a subir el número de adopciones en el albergue temporal propiedad del Municipio, ubicado en la parroquia Izamba, en la vía a Píllaro. Y del PAE en la ciudadela España, al sur de Ambato. “Antes entregaban en custodia entre 45 y 50 mascotas mensuales hoy aumentaron a 55 y 65 animales”.

En la implantación de este importante programa actúan 20 estudiantes de las unidades educativas Mayor Ambato y 8 del CEBI. A la labor se sumó un grupo de alumnos de la carrera de zootecnia de la Universidad Técnica de Ambato.

“El objetivo es involucrar a los jóvenes, ellos con sus ideas, propuestas y sus mensajes están contribuyendo a mejorar el trato a los animales”.

Su labor consiste en limpiar las perreras, sacar a pasear a las mascotas. Para eso se pintan los rostros simulando a la cara de un animal, para difundir el mensaje dirigido a la adopción. “Es una acción solidaria antes  de la compra de un can en los pet shop. Con el mensaje logramos de a poco cambios de actitud en la gente”, dice Celeste Enríquez, alumna de la Unidad Educativa Ambato.

El miércoles, este grupo efectuó una casa abierta con el apoyo de Anita López coordinadora de Bachillerato Internacional. Allí entregaron trípticos, recuerdos y collares relacionados con las mascotas y la necesidad de esterilizarlas.

Erika Sánchez lidera a las 20 chicas. Cuenta que la idea es evitar la sobrepoblación de las mascotas. Por eso incentivan a esterilizar a los animales. “Estamos cambiando la forma de pensar del ambateño, eso se demuestra en el número de adopciones y esterilizaciones”.


Una labor altruista

En Riobamba, en cambio, tres fundaciones se dedican a rescatar animales en situación de riesgo, ubicarles un hogares y darles en adopción. Allí trabajan 12 voluntarios que dedican su tiempo libre  al cuidado de los gatos y perros.

Mary Carmen Román, tiene 19 años y está comprometida con la causa de la fundación Protección Animal Capítulo Riobamba (PAE).  Con el apoyo de otros cuatro chicos  recorren la ciudad en busca de las mascotas  maltratadas, atropelladas o en abandono.

Esta institución recoge cada semana entre cuatro y cinco animales, en ocasiones, se triplica esa cantidad. Los voluntarios se dedican a gestionar hogares de paso, vacunas, medicinas, los esterilizan y si no encuentran un hogar que los adopte definitivamente, los dejan en el sitio donde fueron hallados. En promedio, se entregan dos animales cada mes.

En ocasiones, el voluntario Lenín Trujillo, de 25 años, debe dejar sus tareas para ir en rescate de un animal.  El martes junto a  Mary Carmen y Silvia Ramos, esta última directora del PAE en Riobamba,  se movilizaron a la casa de Beatriz Bonifaz, de 74 años, en Licto. La mujer protege a 11 perros.

Allí encontraron un techo, un plato de comida y un corazón bondadoso. Sin embargo, hace seis meses, un incendio acabó con su vivienda y alimentarlos se volvió una tarea complicada. Por eso recibe ayuda del grupo.

También, Huellas y Adopta Riobamba, se ocupan del bienestar animal. Édison  Baldeón, director de Adopta, se dedica a ubicar familias que desean adoptar un cachorro. “Falta aún una cultura de adopción”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)