12 de June de 2010 00:00

En Imbabura hay más reses con aftosa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Norte

Los problemas por la fiebre aftosa no terminan en Imbabura. Las autoridades agropecuarias y los ganaderos están preocupados porque se detectó un nuevo brote de la enfermedad en Íntag, cantón Cotacachi. Jorge Rosero, coordinador de Agrocalidad, indicó que el jueves se confirmó el contagio en una nueva finca. Con ello suman cinco los predios ganaderos afectados. En Lita, cantón Ibarra, también se hallaron animales enfermos, por lo que se estableció un cerco epidemiológico. Al parecer, dijo Rosero, el contagio en Íntag se dio porque se movilizaron animales infectados. Esto sucedió pese a la cuarentena que rige en la provincia y que impide el transporte y la comercialización de bovinos en esas zonas. Los técnicos de Agrocalidad y militares del Grupo de Caballería Yaguachi instalaron dos puntos de control en las vías de salida de Cotacachi. El uno está en la Y de Selva Alegre, que conecta a Íntag con Otavalo, y en santa Rosa, que enlaza a Íntag con Cotacachi. En estos puntos se fumigan los carros. El propósito es evitar que el virus se propague a través de ese medio. La campaña de vacunación continúa. Fausto Andrade, presidente de la Comisión Nacional de Erradicación de la Fiebre Aftosa, aseguró que en Imbabura se aspira a vacunar a 94 000 reses. Sin embargo, advirtió que de nada sirven las campañas de prevención si continúa la irresponsabilidad de los ganaderos de no vacunar a sus animales y de los comerciantes de movilizar el ganado enfermo. Rosero recordó que únicamente pueden ingresar al Camal Municipal de Ibarra animales que provengan de fincas libres del virus y que tengan los certificados de vacunación en regla. Los efectos de la epidemia se comienzan a sentir en los mercados. El camal Municipal, por ejemplo, disminuyó el número de animales faenados de 80 a 54 en un día. Así lo confirmó el gerente del centro de faenamiento, Hernán Valencia. Los tercenistas como Mayra Robles, propietaria de la cárnicos Mayrita, aseguran que hay una disminución generalizada de carne. “El mes anterior vendía una res, ahora la mitad”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)