25 de May de 2010 00:00

Los geranios engalanan al pueblo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Carmelo se alegra por la feria del pasado viernes. Abundan las frutas y las baladas de Los Iracundos no pasan de moda. Luis Rufino Álvarez Quiroz es el propietario de una tienda grande en la que ofrece tabacos colombianos: Caribe, Póker y Boston, vende en 90 centavos; velas, palas y portaleches de aluminio Imusa, de Colombia, a USD 23. Luis, de bigote gris bien cuidado, es pequeño y activo. Además de su tienda, a la que llama de misceláneos, como las nombran en Colombia, atesora detalles de la identidad de El Carmelo. Confirma que perteneció a Colombia hasta 1916. “Pero no sentimos ninguna nostalgia; es más, los colombianos dicen que en Tulcán tenemos el cementerio más lindo del país, por eso tienen ganas de que los entierren vivos entre las figuras de ciprés”. Sonríe y fija su mirada en las calles adoquinadas y en el parque bien cuidado. Aquí hay mejores servicios que en La Victoria. Incluso, mantiene una moderna central telefónica de Andinatel.Dice que en la época prehispánica los de Pasto nombraban a El Carmelo como Punichuquín, que en quichua significa Puerta al Oriente. “Por aquí pasaban indios y conquistadores en busca del oro amazónico”. Muchos dirigentes liberales de Colombia –dice- vinieron a vivir escapando de las guerras con los conservadores, en especial la de los mil días. “Llegaron Nonato Álvarez e Iván Villa; vendieron sus tierras y se instalaron aquí, hay muchos descendientes”. El relato de Luis se interrumpe por la presencia de Deli Pantoja, una joven que solicita una caja de palillos. Ella explica que en La Victoria tiene 20 parientes, entre primos y hermanos. “Como la mía, decenas de familias estamos unidas desde siempre y todas las semanas nos visitamos”.Luis recuerda que hasta los años 40 había dos carretas de hierro haladas por bueyes, que trasladaban pasajeros y traían productos desde Tulcán, demoraban dos días. “Sus dueños eran Genaro Pantoja y Miguel Ángel Ruiz, ya finaditos. Teníamos grandes bosques de olivo, la madera más cotizada, pero se acabaron”.Los abuelos maternos de Rufino, Clodomiro Quiroz y Clara Rosero, fueron colombianos. Murieron en El Carmelo. Su padre, Medardo Álvarez, desciende de Nonato, el líder liberal. Luis tiene cinco hijos. Reconoce que los días más lindos y movidos son las fiestas del 16 de julio. “Son pomposas y alegres, por eso nuestra gente engalana sus casas con geranios y orquídeas de la selva; mire qué lindas se ven, ya estamos en las vísperas del festejo”.Todas las casas lucen vistosos geranios que cuelgan en sencillos botes. Sus colores alegran a El Carmelo. Es la última imagen que llevaremos siempre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)