9 de December de 2010 00:00

Congestión en Urdesa por el colapso de uno de los 9 puentes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

En marzo de 1996, cuando el entonces alcalde León Febres Cordero cortó la cinta y abrió el tránsito en el puente de Las Monjas, sobre un ramal del estero Salado, causó beneplácito a los habitantes de Urdesa.

Esa obra, construida por la firma Medida&Medina Ingenieros Asociados CA, ayudó a mejorar el tránsito de Guayaquil desde y hacia Urdesa, por la avenida Carlos Julio Arosemena, que conecta tanto con el centro y norte de la ciudad, y la vía a Daule.

La Comisión de Tránsito del Guayas (CTG) calcula que entre 2 000 y 3 000 automotores circulan por allí en las horas pico.

Rodrigo Vintimilla trabajó a fines de los años 50 en la construcción Urdesa (Urbanización del Salado). Desde entonces ha habitado en la calle Manuel Rendón, a dos cuadras del puente, cuya estructura colapsó el pasado lunes.

Ayer se acercó para corroborar lo que había visto en la televisión y en los diarios. A un costado veía hundido el viaducto que 14 años antes había visto inaugurar.

“Cuando abrieron el puente sirvió para que descongestionara toda la gran cantidad de tráfico que entraba o salía de Urdesa”, dice.

Vintimilla recuerda que inicialmente a Urdesa se accedía por dos puentes: el de la avenida Kennedy, al inicio de la Víctor Emilio Estrada, y al final el de Miraflores.

Los diferentes ramales del estero Salado, que se adentran en Urdesa, hicieron necesarios otros puentes. Se sumaron otros dos que empatan con Miraflores, uno que lleva hacia la Clínica Rendón y otro que va al complejo de Fedeguayas. Además, hay dos que conectan al Centro Comercial Albán Borja con la calle Ilanes. Hacia el norte están el puente que une a Urdesa con en el Policentro y el denominado Ecológico, entre Urdesa Norte y la Kennedy Norte.

El puente de Las Monjas también fomentó el desarrollo del sector. Allí se levantó el Centro Comercial Aventura Plaza, construido sobre la orilla del estero frente a Urdesa, en el extremo sur de la avenida Las Monjas.

En vista del cierre temporal del puente, la CTG despliega un operativo vehicular, especialmente en las horas pico. Lo más cercano por Urdesa que se puede transitar, a una cuadra del puente, es la calle Manuel Rendón, que va de oeste a este; y la Pérez Concha o Circunvalación Sur, de dos vías.

La CTG recomienda el uso de los puentes del Albán Borja y de Miraflores para salir de Urdesa.

En tanto, una grúa especial retiró ayer una máquina barrenadora que se encontraba hundida junto al puente. La operación duró 25 minutos. El otro equipo, una pilotera, salió conducida por un operario. Fue movida 20 metros.

Jorge Berrezueta, director municipal de Obras Públicas, descartó la demolición del puente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)