12 de March de 2010 00:00

La comunidad diseñó su plan en Baños

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Centro

En los últimos días, una densa neblina cubre al volcán Tungurahua. “La ‘Mama’ está tranquila”, asegura Mariana Pérez, vendedora de cañas y jugos en la terminal terrestre de Baños.

Este cantón se encuentra a 40 km de Ambato y es uno de los más turísticos de la Sierra Centro. Por sus calles sinuosas, los turistas caminan con grandes mochilas. En los alrededores de la iglesia de piedra se huele a incienso.

Pérez trabaja en la terminal desde hace 50 años. Es menuda. Tiene el cabello blanco y usa un delantal. En su puesto también oferta melcochas, mermeladas y frutas, que están apiladas sobre mesas de madera.

Rubén Castro llegó el miércoles en la mañana. Vive en El Quinche, en la provincia de Pichincha. Viajó con su esposa, sus cuatro hijos y dos cuñadas. Mientras compraba los dulces, Pérez le informó que en caso de una reactivación del volcán Tungurahua, debe viajar a Puyo.

“No hay que circular por la vía Baños-Ambato, porque es peligrosa. Allí está la quebrada Bascún y el sector Los Pájaros, por donde baja lodo, piedras y escombros del Tugurahua”.

Castro cuenta que también recibió esta información en las piscinas de La Virgen, donde las aguas termales relajan los músculos adoloridos. Un guardia le detalló que las calles 12 de Noviembre, Montalvo y la carretera Baños-Puyo, son algunas de las rutas de evacuación.

En Baños, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) organiza cada mes charlas sobre cómo actuar en caso de un deslave, inundación y erupción volcánica. Los simulacros se realizan una vez al año. Esto se hace luego de que en octubre de 1999, la ceniza y la expulsión de lava causó la emigración de más de 15 000 baneños.

“Cuando regresamos, juramos capacitarnos e informar a los turistas sobre las novedades del volcán. Estamos cerquita. Tenemos que aprender a convivir con el riesgo”, afirma Pérez.

Ella asistió a seis charlas y participó en tres simulacros de evacuación, convocados por el Municipio y por la Secretaría Técnica de Gestión de Riesgos. Cada año, el Cabildo invierte USD 10 000 en la organización de los talleres y en la impresión de mapas y trípticos.

En su casa también elaboró un plan familiar de evacuación. Sus dos hijos deben llevar a los abuelos al albergue del sector San Vicente, ubicado en la vía Baños-Puyo y cargar las mochilas con ropa y alimentos. Pérez está encargada de asegurar la casa. En El Aguacatal, Santa Ana, La Ciénega y en la Escuela de Policía, también hay albergues.

Xavier Mayorga, coordinador del Departamento de Seguridad Ciudadana y Riesgos del Municipio de Baños, indica que estos lugares tienen una capacidad para acoger hasta 6 000 personas. Todos están equipados con colchones, cobijas, cocinas y vajillas.

La semana pasada, el Municipio terminó la capacitación sobre prevención de riesgos, en seis escuelas, cuatro colegios y en 22 de los 36 barrios que hay en Baños. En los próximos días, se iniciará la segunda fase. Para el próximo 29 de marzo se hará un simulacro en el cual se activarán las sirenas.

Méntor Cáceres, vive en el barrio 16 de Diciembre. Él es el único sastre que hay en el sector. Tiene 65 años. En su local, donde los casimires están colgados en perchas y las paredes están cubiertas con afiches de la década de los 70, guarda su mochila que tiene una lámpara, una radio que funciona con pilas, ropa y alimentos enlatados. “Cada dos meses saco las cosas para que no se dañen. Esto lo aprendí en los cursos que organiza el Municipio”.

Cerca de este barrio, está San Vicente de la Florida. Para Rocío Sánchez, tesorera de la Directiva, lo importante durante una emergencia es mantener la calma.

“El volcán se puso otra vez bravo hace cuatro años. Pero cada familia sabía qué hacer. No tenemos miedo. Estamos preparados”.

Este año, el COE imprimió 15 000 mapas, que indican las rutas de escape, los sitios donde están los albergues y las sirenas. 2 000 se repartieron a los turistas en el feriado de Carnaval. El resto se distribuirá en los 128 hoteles, 106 restaurantes, 35 bares y 61 operadoras turísticas del cantón.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)