17 de September de 2012 11:25

Chunchi prefiere el silencio ante suicidios de niños y jóvenes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 0

‘Yo prefiero comerme una agüita con máchica a que se vaya mi papá”. Este es el testimonio que más le estremeció a la psicóloga Cynthia Valdivieso de todos los casos que ha tratado en el cantón Chunchi, Chimborazo.

Cada día en su consultorio, la especialista atiende muchos dramas similares. La razón: esta es otra de las comunidades que afronta una masiva emigración de sus habitantes.

Y las mayores secuelas las padecen los niños y adolescentes que se quedan solos o a lo sumo a cargo de algún familiar o vecino. Por esta razón, la mayoría de menores de edad sucumbe en la depresión.

Las autoridades locales calculan que desde el 2005 en esta población del sur de Chimborazo más 50 niños y adolescentes se han quitado la vida ante la ausencia de sus padres. Además que 780 niños viven sin sus progenitores.

Pero las autoridades del cantón no quieren ahondar sobre estos hechos y prefieren hablar sobre sus proyectos a favor de estas personas. Así lo confirma el alcalde Walter Narváez.

“Habíamos resuelto, si es posible, no hacer declaraciones si es que se va a perjudicar la imagen de los niños y adolescentes”, señala Navarrete al referirse a publicaciones anteriores que calificaron a Chunchi como “el pueblo de los niños suicidas”.

Agrega que “ya ha disminuido la brecha de estos casos”, pero que aun así, no se habla mucho del tema.

En las estrechas y silenciosas calles de adoquín se intuye esta situación. Grupos de niños y niñas parecen caminar con recelo por el parque central. Ellos miran con cierto temor a los extraños y no hablan con quienes no conocen.

La Secretaría Nacional del Migrante (Senami) implementó en Chunchi programas de ayuda para afrontar estos problemas.  Valdivieso se encarga del área psicológica.

Ella comenta que las consecuencias de la migración, además de la ausencia de roles en el hogar, es la carencia afectiva en los más pequeños. “Ellos se dan cuenta que las cosas materiales no lo son todo”.

Acota que pese a los problemas que viven los menores de edad, “los padres no quieren volver”.

En el hospital Miguel León Bermeo también hay hermetismo.

Uno de los trabajadores de esta casa de salud -que pide no ser identificado- comenta que “los suicidios son muy frecuentes” en el lugar.

Su deducción es que la ingesta de insecticidas es el principal mecanismo de quienes intentan suicidarse.

La principal actividad económica de Chunchi es la agricultura y la producción de leche, según su Alcalde.

En este territorio, que parece colgar de una montaña, se observan algunos sembríos. Cultivos para los cuales se ocupa todo tipo de productos químicos.

El psicólogo del hospital Miguel León, Wagner Sarez, reitera que los intentos de suicidio son comunes. Pero asegura que no es un problema de ciertas edades. “Se pensaba que solo los jóvenes se suicidan, pero cualquier persona puede intentar quitarse la vida aquí”.

En Chunchi cerca del 7,7% de los 12 200 habitantes ha dejado su tierra, para ir en busca de trabajo en Europa y Estados Unidos.

Para superar esta situación, las entidades locales implementaron proyectos para trabajar con los hijos de emigrantes que se quedan solos.

Ayuda psicológica, pedagógica, alimentación y talleres de artes están entre las opciones para ocupar el tiempo libre.

Fernando Murillo, de 27 años, asiste a un curso de música. “Es bueno que exista este apoyo”, dice.

Johana Hidalgo es la instructora de danza. “Cuando vine me hablaron de niños que están solos y que tienen muchos problemas. Ahora ya tienen algo más que hacer. Es como que fueran mis hijos”, comenta con entusiasmo.

Pero la chuncheña Esthela (nombre protegido) asegura que el apoyo no llega a todos. Y tal omo ella señala, aún se pueden observar niños en el campo que continúan solos.

Punto de vista

Kathy Ulluari N. / Psicóloga educativa

“No todos los suicidios se pueden evitar”

El suicidio es el resultado de una serie de factores que afecta a la salud, educación y buen vivir de alguien.

Es posible que en algún momento, las personas puedan haber manifestado pensamientos suicidas, pero cuando ya la idea del suicidio es recurrente y se convierte en una puerta de solución a un conflicto, debemos actuar sin perder tiempo.

Las personas que intentan suicidarse emiten señales que, generalmente, pasan desapercibidas.

Debe tomarse en serio cualquier amenaza de autolesión. La migración suele traer la sensación de pérdida, aunque los medios ahora facilitan la comunicación.

Por esta razón e s importante aplicar una terapia de apoyo y orientación para las personas que se quedan a cargo de los menores y buscar la forma más adecuada para la reunión familiar.


Los tratamientos

Una de las terapias que se aplican en los niños que no viven con sus padres es la prevención primaria. Es decir, evitar que caigan en situaciones de riesgo.

La violencia intrafamiliar es un ambiente que también incide en los suicidios. El Hospital de Chunchi dicta charlas para evitar el incremento de estos casos.

Los cursos de música, danza, taekwondo y manualidades son parte del proyecto de ocupación del tiempo libre que impulsa el Municipio del cantón.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)