2 de March de 2010 00:00

La carretera El Carmen-Flavio Alfaro no soportó las lluvias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Santo Domingo

El invierno que afecta a las provincias de la Costa ecuatoriana evidenció un grave problema en Manabí. La vía El Carmen-Flavio Alfaro tiene ocho fallas geológicas.

Las tormentas que han caído en la región en los últimos días y la inestabilidad del terreno causaron el hundimiento en ocho sitios de la carretera. Los desniveles que aparecieron sobre el hormigón rígido se rellenaron con asfalto, pero eso tampoco soportó las lluvias.

Una de las partes más afectadas está en la salida norte de la localidad de La Crespa. En este sitio desapareció un carril de hormigón, en una distancia de 60 m de largo. Esto sucedió en el invierno pasado, por eso la constructora colocó asfalto, pero con las últimas lluvias este también cedió.

Otro sitio en el que hay un problema similar es en el ingreso al cantón Flavio Alfaro. Allí, la falla geológica generó el hundimiento de unos 30 metros de un carril. Asimismo, afectó a la estructura de modestas viviendas construidas en el borde de esta vía.

Una de las afectadas es Briceida Rodríguez. Ella es dueña del restaurante de comida manabita Bricmar. Esta mujer contó que el problema del hundimiento ya tiene varios meses, pero el pasado 13 de febrero, el carril derecho cedió unos 50 cm.

“No solo se hizo un hueco en la carretera, sino que afectó a nuestras viviendas y lo peor es que se sigue hundiendo”, señaló.

El fiscalizador de esta obra, Alberto González, dijo que los inconvenientes que tiene esta carretera, por las fallas geológicas, “no son responsabilidad de la empresa adjudicataria de los trabajos de construcción”.

La carretera El Carmen-Flavio Alfaro tiene una distancia de 30 km. Se construyó con un presupuesto de USD 20 millones, a un plazo de 24 meses. El Ministerio de Transporte y Obras Públicas autorizó la recepción provisional de la obra en agosto de 2009. El contrato contempla un mantenimiento durante 24 meses.

González informó que se realizan los estudios técnicos y financieros para dar una solución a este problema. Una opción es la construcción de viaductos en la Crespa y Flavio Alfaro.

El objetivo es construir un desvió que evite que la carretera pase por las dos fallas geológicas.

Los conductores de las cooperativas que viajan hacia Flavio Alfaro y Chone coinciden en que esta vía necesita señalización y la presencia permanente de policías.

Por ejemplo, Édison Zambrano, conductor de la unidad N-26 de la cooperativa Carlos Alberto Aray, asegura que esos tramos son muy peligrosos. “Quienes vienen de la Sierra son los más afectados, pues no conocen el trazado”.

Otro chofer, Eduardo Ponce, conductor de un bus de la cooperativa Reina del Camino N-161, explica que la señalización es rudimentaria (un cerco con cintas de plástico). “En las noches es muy peligroso, deben poner luces fluorescentes”.

Stalin Barre, de la cooperativa Fénix, solicita la presencia permanente de policías, “Sólo en el feriado de Carnaval estuvieron los uniformados, pero el control debe ser de todos los días”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)